ENTREVISTA: Hernán Delgado, impulsor de legalización de la mariguana en Uruguay

Portavoz de la asociación Proderechos, una de las impulsoras de la legalización del cannabis en Uruguay, pide como otros expertos aprovechar el potencial económico de su uso médico, como con los ...
Hernán Delgado, portavoz de la asociación Proderechos, una de las impulsoras de la legalización de la mariguana
Hernán Delgado, portavoz de la asociación Proderechos, una de las impulsoras de la legalización de la mariguana (EFE)

Montevideo

El cultivo de mariguana para uso médico podría incentivar el desarrollo social del medio rural en Uruguay si se aprovecha el potencial de una plantación con un "enorme mercado mundial", afirmó a Efe Hernán Delgado, portavoz de la asociación Proderechos, una de las impulsoras de la legalización.

Producir en los campos uruguayos un cultivo que es legal en pocos lugares del mundo atraerá inversores como los laboratorios farmacéuticos, que tendrán la oportunidad de obtener su materia prima en este país, concretó.

Para que este tipo de empresas no promueva únicamente la exportación de materias primas y generen recursos genuinos para el país, es importante que se establezca la normativa adecuada para regular su exportación, apuntó el también portavoz de la colectividad Regulación Responsable.

Para Delgado, la labor que realicen estos inversores extranjeros debe ser asimilada por los productores locales con el objetivo de crear un modelo de producción nacional que se refleje en un desarrollo rural.

En ese sentido, resaltó la oportunidad de que el Estado genere mecanismos que fomenten la incorporación de cooperativas de trabajadores y productores familiares al modelo de trabajo en el campo uruguayo.

Además de la industria del cannabis con potencial psicoactivo, la regulación de la mariguana en Uruguay puede ser aprovechada para la producción de cáñamo, otro cultivo con posibilidades de mercado.

El pasado 1 de agosto, el Gobierno uruguayo hizo el primer llamado a las empresas interesadas en producir y distribuir mariguana con fines recreativos, como parte de su nueva política de cultivo y venta de esa droga con supervisión del Estado.

La convocatoria fue presentada por el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), organismo surgido a partir de la ley aprobada el pasado 10 de diciembre.

Este ente estableció que el precio de la sustancia en las farmacias fuera de entre 20 y 22 pesos por gramo, aproximadamente un dólar, lo que consideró suficiente para cubrir los costos de producción, las tasas y el beneficio del productor. También para que el precio de venta esté a la par del de la mariguana ilegal, con el fin de competir con el mercado negro.

El experto incidió en que, actualmente, la mariguana se emplea de forma terapéutica para tratar enfermedades como la epilepsia, el glaucoma, el cáncer o la esclerosis lateral, de ahí que la industria farmacéutica pueda beneficiarse de un cambio de su estatus legal para producirla.

Acerca del uso recreativo del cannabis, Delgado recordó que consumirlo en Uruguay es legal desde 1974 y que, desde entonces, quienes lo han hecho se han tenido que abastecer en el mercado negro.

"Esto les obligaba a financiar al crimen organizado para acceder a la sustancia", manifestó. Delgado defendió la nueva ley, en tanto que supone un avance en materia de derechos y salud pública, así como un "golpe al gran narcotráfico", aunque precisó que no está destinada a eliminar el "microtráfico", pues eso es "prácticamente imposible".