Estado Islámico torturó niños kurdos: HRW

El grupo yihadista obligaba a los niños a ver videos de decapitaciones, además recibían una intensa instrucción religiosa, señaló Human Rights Watch.
El Estado Islámico secuestró a un grupo de niños en mayo pasado, cuando regresaban de hacer un examen en la ciudad de Aleppo, Siria.
El Estado Islámico secuestró a un grupo de niños en mayo pasado, cuando regresaban de hacer un examen en la ciudad de Aleppo, Siria. (AP)

Estambul, Turquía

Miembros del Estado Islámico en Siria forzaron a niños de 14 años a ver videos de decapitaciones y los golpearon con cables durante seis meses de cautiverio, dijo la ONG Human Rights Watch.

Los milicianos del grupo suní secuestraron a un grupo de niños el 29 de mayo mientras volvían de la ciudad siria de Kobane tras realizar unos exámenes en la ciudad de Aleppo. Finalmente liberaron a 25 rehenes el 29 de octubre.

"Desde el comienzo de la revuelta siria, los niños sufrieron los horrores de la detención y de la tortura, primero por parte del gobierno (del presidente sirio Bashar al) Asad, y ahora del EI", declaró Fred Abrahams, responsable de los derechos de la infancia en HRW.

El Estado Islámico ha conquistado un amplio territorio de Irak y Siria, declarando un califato que borra de facto las fronteras entre los dos países. Sus combatientes han matado o expulsado a musulmanes chiíes, cristianos y otros grupos que no comparten su versión ultra radical del Islam suní.

Kobane, una ciudad de mayoría kurda en la frontera siria con Turquía, ha estado bajo asedio por parte de los combatientes del Estado Islámico durante más de un mes, a pesar de los ataques aéreos liderados por Estados Unidos.

El abuso de más de 150 niños, algunos secuestrados durante seis meses, suponen crímenes de guerra, dijo Human Rights Watch, que mencionó el testimonio de entrevistas con cuatro niños.

Los niños describieron haber sido forzados a rezar cinco veces al día y recibir una intensa instrucción religiosa, así como a ver videos del Estado Islámico en combate y decapitando a rehenes, dijo el grupo con sede en Nueva York.

"Los que no se amoldaban al programa fueron golpeados. Nos golpearon con una manguera verde o un cable grueso con alambre dentro. También nos golpearon la planta de los pies", dijo la organización citando a uno de los niños.

"A veces encontraban excusas para pegarnos sin motivo (...) Nos hicieron aprender versos del Corán y golpearon a los que no se los aprendían", dijo.

Los más perjudicados eran los niños allegados a combatientes de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), la milicia armada kurda que defiende Kobane desde hace más de seis semanas, añadieron.

"Les pedían que les dieran las direcciones de sus familias, primos o tíos diciéndoles: 'cuando vayamos a Kobane, los atacaremos y los despedazaremos'. Consideraban a las YPG como kafires (ateos)", contó un adolescente de 15 años.

El martes, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que los extremistas habían liberado a cientos de kurdos que habían sido secuestrados en febrero. No estuvo claro de inmediato el motivo por el que el grupo Estado Islámico liberaba a los cautivos ahora, ni si habían alcanzado un acuerdo con los kurdos para un intercambio de prisioneros.