EU espera una disminución de las tensiones en Ucrania esta semana

Mientras Ucrania y Rusia mantienen negociaciones para intentar poner fin a la rebelión prorrusa en el este del país y evitar un corte en el suministro de gas ruso, la OTAN inicia en los países ...
Milicianos separatistas prorrusos hacen guardia en una barricada en Mariupol, en el este de Ucrania
Milicianos separatistas prorrusos hacen guardia en una barricada en Mariupol, en el este de Ucrania (AFP)

Washington

Estados Unidos manifestó hoy esperanzas de que, tras meses de ataques y tensiones, haya "progresos significativos" esta semana para acabar con los enfrentamientos en el este de Ucrania. Washington se declaró "entusiasmado" por las conversaciones entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el nuevo líder ucraniano, Petro Poroshenko, en el norte de Francia el fin de semana pasado, señaló la portavoz del Departamento de Estado Marie Harf.

Además, Estados Unidos recibió como buena señal la participación del embajador ruso en Kiev durante la toma de posesión de Poroshenko. Putin ordenó el sábado reforzar la frontera que comparte con Ucrania y tomar las medidas necesarias para impedir el cruce ilegal de convoys armados, una decisión que fue bien recibida por el gobierno estadunidense.

"Pienso que le estamos pidiendo a Rusia que acompañe sus palabras con actos", dijo Harf a la prensa. La portavoz añadió que Putin "pidió a los separatistas" detener los ataques en el este de Ucrania, tras lo cual se podrían ver "progresos significativos". Ucrania estaba inmersa hoy en negociaciones a todos los niveles con Rusia para intentar poner fin a la rebelión prorrusa en el este del país y evitar un corte del suministro de gas ruso que podría afectar a los países europeos.

Mientras, la OTAN lanzó hoy en los países bálticos importantes maniobras militares con la participación de diez países miembros, uno de los más grandes ejercicios de este tipo desde la anexión de Crimea por la vecina Rusia. Unos 4,700 soldados y 800 vehículos británicos, canadienses, estadunidenses, finlandeses o polacos participan en estas maniobras que se llevan a cabo cerca de la capital letona, Riga.

Las tres antiguas repúblicas soviéticas --Lituania, Letonia y Estonia-- que entraron a la OTAN en 2004, se preocupan por el creciente potencial militar de Rusia en sus fronteras. La crisis ucraniana no ha hecho más que incrementar sus temores. "El ejercicio es muy importante, teniendo en cuenta la situación de seguridad actual", declaró el ministro letón de Defensa, Raimonds Vejonis.

Rusia criticó vivamente el ejercicio calificándolo de "una manifestación de intenciones hostiles", según el viceministro ruso de Defensa, Vladimir Titov, citado por la agencia Interfax. "El despliegue de tropas adicionales de la OTAN en Europa central y oriental, inclusive en una base de rotación, es una violación de los acuerdos entre Rusia y la Alianza", declaró. El ejercicio, que debe desplazarse el martes a la vecina Lituania, terminará el 20 de junio.