Drones armados de EU sobrevuelan Bagdad, revela funcionario

Un alto funcionario estadunidense afirmó que "unos pocos" aviones no tripulados defienden desde el cielo a las tropas y diplomáticos destinados en la capital iraquí, mientras el ejército iraquí ...
El líder del Kurdistán iraquí, Masud Barzani (c) da la bienvenida al canciller británico William Hague en Arbil, la capital de la región autónoma
El líder del Kurdistán iraquí, Masud Barzani (c) da la bienvenida al canciller británico William Hague en Arbil, la capital de la región autónoma (AFP)

Washington

"Unos pocos" drones armados con misiles sobrevuelan Bagdad para defender a las tropas y diplomáticos estadunidenses en la capital iraquí si fuera necesario, dijo hoy un alto funcionario estadunidense. "Comenzamos en las últimas 48 horas" a realizar ese tipo de vuelos, agregó el funcionario a la AFP pidiendo anonimato.

Este funcionario precisó que los drones no tenían la misión de realizar operaciones ofensivas contra los insurgentes sunitas. Tales ataques necesitarían una autorización del presidente Barack Obama, quien no la ha dado hasta el momento. La noticia llega después de que EU desplegara en los últimos días 180 soldados como consejeros militares para ayudar al ejército del Gobierno iraquí ante el avance de los combatientes sunitas, que tomaron territorios en el norte y oeste de la capital.

Obama no ha descartado los ataques aéreos. Por el momento, las fuerzas estadunidenses se centran en medir el estado de las fuerzas armadas iraquíes y sus adversarios en el campo de batalla, de acuerdo con la Casa Blanca y el Pentágono.

Los asesores estadunidenses, traídos principalmente de las fuerzas de operaciones especiales, junto con las tropas enviadas para reforzar la seguridad de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, elevan el número total de personal militar estadunidense en Irak a cerca de 500, dijeron las autoridades.

Los aviones robóticos armados se suman a otros aviones tripulados y no tripulados estadunidenses que están llevando a cabo unos 30-35 vuelos de vigilancia al día, ya que Washington intenta obtener una mejor panorámica de los acontecimientos sobre el terreno. El esfuerzo de vigilancia incluye aviones de combate F-18 armados, que parten desde el portaaviones "George HW Bush" que se encuentra en el Golfo.

De otra parte, el ejército iraquí trataba de retomar hoy la iniciativa con ataques contra los insurgentes sunitas en la ciudad de Tikrit (norte). El secretario de Estado estadunidense John Kerry abandonó hoy la región tras una gira sobre la crisis iraquí que acabó con la visita a Arabia Saudita, donde insistió en que los yihadistas son una amenaza "para todos los países de la zona", según un responsable de su oficina.

El Parlamento salido de las elecciones de abril se prepara por su parte a reunirse el 1 de julio para iniciar el proceso político de formación de un gobierno, tras el anuncio por parte del primer ministro, Nuri al Maliki, de la necesidad de una solución política para sacar al país de la crisis en paralelo a la acción militar.

Maliki, un chiita criticado por marginar a los sunitas y por monopolizar el poder, cedió finalmente a los llamamientos de la comunidad internacional en favor de un gobierno de unión nacional que agrupe a todas las fuerzas políticas y comunidades para frenar la ofensiva liderada por los yihadistas y lanzada el 9 de junio. El ayatolá Ali al Sistani, la más alta autoridad religiosa chiita en Irak, reiteró hoy esta petición.

Pero el proceso político para la puesta en marcha de un gobierno podría alargarse. El nuevo Parlamento tiene que elegir en un plazo de 30 días a un presidente de la República. Este dispondrá de quince días para encargar al candidato del bloque parlamentario que llegó en cabeza en los comicios --es decir, a Maliki-- formar un nuevo gobierno en un plazo de 30 días.

Mientras tanto, las tropas gubernamentales tratan a duras penas de retomar las regiones controladas por los insurgentes, liderados por el EIIL. Tras recuperar el control de la universidad de Tikrit el jueves, a 160 km al norte de Bagdad, el ejército bombardeaba hoy posiciones de los insurgentes, según un alto mando.

Casi diez mil personas huyeron también de los bombardeos en los alrededores de la ciudad de Qaraqosh, en el norte de Irak, según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Según la ONG Human Rights Watch, los combatientes del EIIL llevaron a cabo en Tikrit ejecuciones en masa de soldados, donde mataron a entre 160 y 190 hombres en dos sectores de este antiguo bastión del presidente sunita Sadam Husein, derrocado por la invasión estadunidense en 2003.

Ante la progresión de los insurgentes, las fuerzas de seguridad se retiraron el 12 de junio de Kirkuk, ciudad petrolera al norte de Bagdad, pero fueron las fuerzas de la región autónoma de Kurdistán las que tomaron el control.

El presidente de Kurdistán, Masud Barzani, dio a entender hoy que sus fuerzas no cederán el control de la ciudad, refiriéndose a la disputa que opone desde hace tiempo el Kurdistán a la administración central de Bagdad sobre Kirkuk. Este posicionamiento podría complicar la formación de un gobierno que reúna a todas las partes y que reclaman Estados Unidos y sus aliados occidentales y árabes.