Dos ONG de derechos humanos denuncian en Bélgica el espionaje de EU

La demanda de la Federación Internacional de Ligas de Derechos Humanos (FIDH) y la Liga de Derechos Humanos (LDH) fue registrada contra una persona "desconocida" y se basa en las revelaciones del ...

Bruselas

La Federación Internacional de Ligas de Derechos Humanos (FIDH) y la Liga de Derechos Humanos (LDH) en Bélgica presentaron hoy una demanda ante el tribunal de primera instancia de Bruselas por el programa de espionaje estadunidense Prism. Según informan las dos ONG en un comunicado conjunto, la denuncia ha sido registrada contra una persona "desconocida" y se basa en las revelaciones del exagente de la CIA Edward Snowden sobre el programa empleado por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) para recopilar datos privados de los principales servidores de internet, así como de las redes sociales.

Las dos organizaciones presentaron una demanda por el acceso no autorizado a sistemas de tecnología de la información, lo que viola la confidencialidad de las comunicaciones privadas y de las telecomunicaciones, la recogida, el uso y la tenencia de datos personales y el secreto de la correspondencia electrónica, indican. "La vigilancia de operadores nacionales, tales como Belgacom, y la naturaleza de las actividades de nuestras organizaciones nos llevaron a pensar que podríamos haber sido espiados", señala el presidente de LDH para Bélgica, Alexis Deswaef.

La medida se produce tras una acción similar por parte de las dos organizaciones que tuvo lugar en Francia en julio pasado, lo que llevó a la apertura de una investigación preliminar. La FIDH y la LDH puntualizan que las afirmaciones más recientes de Snowden apoyaron las alegaciones hechas en la denuncia por las dos organizaciones y revelaron un sistema de espionaje masivo en Europa y Estados Unidos.

Según el coordinador de acción legal de la FIDH y presidente de honor de la ONG, Patrick Baudoin, "esta intrusión inaceptable en la vida privada de millones de personas constituye una ataque sin precedentes a las libertades individuales y una amenaza importante al Estado de derecho. La Justicia belga no puede permanecer indiferente ante ello y tiene que investigar" las alegaciones.

"El programa Prism de EU genera importantes preguntas no solo sobre la violación de la privacidad, sino más ampliamente sobre el uso y abuso de marcos de lucha antiterrorista que se ha utilizado como cobertura para (vigilar) inapropiadamente a grupos e individuos específicos durante la última década", manifiesta por su parte la vicepresidenta de la FIDH, Katherine Gallagher.

La también abogada sénior en el Centro para Derechos Constitucionales expresa su esperanza en que las investigaciones en Europa permitan poner fin a las prácticas de Estados Unidos. La FIDH y la LDH aseguran que las denuncias cursadas en Bélgica y Francia son solo un primer paso y que habrá más demandas en otros países europeos.