Domingo sangriento: 130 muertos en Gaza

En la jornada más mortífera desde el 8 de julio, la aviación israelí se ensañó con el suburbio de Shalaya, que quedó reducido a escombros.
Llanto por las víctimas en el hospital Shifa de la Franja de Gaza.
Llanto por las víctimas en el hospital Shifa de la Franja de Gaza. (Mohamed Salem/Reuters)

Franja de Gaza

Al menos 130 palestinos murieron en la Franja de Gaza solo ayer, el día más mortífero desde el inicio de la ofensiva israelí, el 8 de julio, que se ha cobrado ya la vida de 469 palestinos, en su mayoría civiles.

La aviación israelí se ensañó contra el suburbio de Shalaya (este), que quedó reducido a escombros, informó Achraf Qudra, vocero de de los servicios de emergencia en Gaza, donde primero se contabilizaron 120 cadáveres, pero más tarde se hallaron otros 11 cuerpos en  Chejaiya, localidad entre Ciudad de Gaza y la frontera con Israel.

A su vez, el ejército israelí confirmó la muerte de 13 de sus soldados, de la brigada Golani, en Gaza, para un total de 18 militares muertos desde el 8 de julio.

El presidente palestino Mahmud Abas, que gobierna en Cisjordania, llamó desde Doha (Qatar) a una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, ante la situación “intolerable” en Gaza.

Otros 250 palestinos fueron heridos en el mismo barrio, reportó el responsable de salud del movimiento islamista radical Hamás, Yusef Resh, ante la prensa en el hospital Shifa de Gaza.

Añadió que si no se evacuaba de inmediato a los muertos y heridos sería una “catástrofe humanitaria”.

La violencia se intensificó ayer, pese a que el Hamás e Israel anunciaron haber aceptado un pedido del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para una tregua humanitaria hasta las 17H30 locales (14H30 GMT).

“Una vez más, Hamás rompe el alto el fuego. Este había sido negociado por el CICR. La Tsahal (el ejército) replica en consecuencia”, anunció el vocero del ejército israelí, Peter Nerner, en Twitter.

La meta de la tregua era evacuar a los muertos y heridos de los últimos ataques israelíes.

El titular de la ONU, Ban Ki-moon, que llegó ayer a Doha, llamó a Israel a “hacer mucho más” para proteger a los civiles en Gaza y Mahmud Habas debía reunirse anoche con Jaled Mechaal, jefe en el exilio del Hamás.

Los túneles, prioridad israelí

Israel movilizó a 53 mil 200 hombres —de los 65 mil reservistas autorizados por el gobierno— para atacar la franja, un pequeño territorio de 362 km2 donde viven hacinados 1.8 millones de palestinos.

La destrucción de los túneles subterráneas es una de las prioridades de Israel para evitar ataques contra su territorio, dijo el vocero militar Arye Shalicar.

El brazo armado de Hamás, las Brigadas Ezzedine al Qasam, reivindicó operaciones “tras las líneas enemigas”. Mil 333 proyectiles cayeron en Israel y otros 360 fueron interceptados, según el ejército, que también localizó 13 túneles, desde el 8 de julio.

Hamás, que rechazó el martes una propuesta de tregua de Egipto aceptada por Israel, planteó sus condiciones para un alto el fuego: “fin de la agresión al pueblo palestino, levantamiento del bloqueo israelí a Gaza, apertura del paso fronterizo de Rafah con Egipto y liberación de prisioneros”.

Las Brigadas del Hamás anunciaron ayer la captura en combate del soldado israelí Saúl Aron, según el número de su placa de  identificación.

“Operación infernal”

El secretario de Estado de EU, John Kerry, quien ayer calificó de “infernal” la operación de Israel contra Gaza, viajará hoy a Egipto para apoyar las iniciativas en pro de un inmediato alto el fuego.

En medio de cinco noticieros de la tv en EU, Kerry fue escuchado cuando hablaba por teléfono al decir “es una operación infernal, (…) está escalándose”.

Cuando, ante cámaras, el periodista Chris Wallace le preguntó al respecto, Kerry dijo que “reaccioné porque se trata de mujeres y niños, (...) pero apoyamos el derecho de Israel a defenderse de Hamás”.