"Dividir Irak, posible solución", advierte jefe militar saliente de EU

El general Raymond Odierno, comandante en jefe saliente del ejército estadunidense, ex comandante en Irak y que se retira este viernes, cree que la reconciliación entre chiitas y sunitas es cada ...
El general Ray Odierno, durante su intervención hoy en el Pentágono
El general Ray Odierno, durante su intervención hoy en el Pentágono (AP)

Washington, Bagdad

El comandante en jefe saliente del ejército estadunidense advirtió hoy de que la reconciliación entre chiítas y sunitas en Irak es cada vez más difícil y que la división del país "podría ser una solución".

El general Raymond Odierno, quien fuera comandante en Irak y se retirará este viernes después de llevar el uniforme del ejército durante cerca de 40 años, dijo que por ahora Estados Unidos debería concentrarse en derrotar al grupo yihadista Estado Islámico, que se ha apoderado de grandes extensiones en el país.

Durante su conferencia de prensa de despedida, Odierno adoptó una visión pesimista sobre el conflicto entre chiítas y sunitas que llevó a esas dos comunidades iraquíes al borde de la guerra civil en 2006. Además, la comunidad kurda iraquí habita el noreste del país y sus grupos militantes también combaten contra el EI.

Preguntado sobre la posibilidad de una reconciliación entre estas comunidades, el militar dijo que "cada día se hace más difícil". Sobre la eventual partición del país, afirmó: "Podría ser la única solución, pero no estoy preparado para decirlo todavía". Mientras tanto, añadió, "primero tenemos que enfrentarnos al ISIL (sigla en inglés para EI, Estado Islámico) y ver qué pasa después".

Odierno fue comandante militar en Irak entre 2008 y 2010. En su momento urgió a que una fuerza residual del ejército estadunidense permaneciera en el país, pero los gobiernos de Estados Unidos e Irak fueron incapaces de llegar a un acuerdo que permitiera al contingente quedarse en el terreno.

Enviar tropas a Irak

Asimismo, Odierno aseguró que si no hay "progresos en los próximos meses" en Irak en la lucha contra el Estado Islámico (EI), aconsejaría el envío de tropas estadunidenses, y subrayó que la situación en "Siria es diferente".

"Si vemos en los próximos meses que no estamos realizando progresos, por supuesto que consideraría desplegar algunos soldados (en Irak)", indicó Odierno en su última rueda de prensa en el Pentágono, ya que se retira tras 39 años en las Fuerzas Armadas.

"Sería un opción que deberíamos presentar ante el presidente (estadunidense, Barack Obama)", agregó el mando militar. Obama siempre se ha mostrado opuesto al regreso de tropas sobre el terreno a Irak.

Ante la volátil situación de Irak, donde el EI controla amplias zonas del territorio en el oeste y cerca de la frontera con Siria, el general reconoció que, si EU no hubiese retirado todas sus tropas en 2011, como ordenó Obama, "probablemente no estaríamos donde nos encontramos ahora".

No obstante, recordó que la retirada estadounidense fue negociada por el anterior presidente, George W. Bush. Respecto a Siria, donde el EI tiene su base, Odierno señaló que evitaría recomendar el envío de tropas sobre el terreno porque la situación no es comparable: "Siria -subrayó- es diferente".

Odierno reiteró, una vez más, que la solución al problema del Estado Islámico corresponde "a la región" y que EU por sí solo "no puede resolverlo". Por otro lado, indicó que, a su juicio, la mayor amenaza para Estados Unidos no procede de Oriente Medio.

"Rusia, lo más peligroso"

"Creo que Rusia es lo más peligroso, por un par de motivos. En primer lugar, están más desarrollados que algunos de nuestros otros adversarios potenciales, y han expresado algunos intentos que me preocupan", aseguró.

Asimismo, añadió, "han demostrado una significativa capacidad en Ucrania para llevar a cabo operaciones que son bastante sofisticadas, por lo que para mí, deberíamos prestar mucha atención a ello".

Por último, manifestó su creciente preocupación por los recortes presupuestarios realizados en defensa en EU, que han reducido el número de tropas disponibles y el ritmo de modernización tecnológica necesarios para hacer frente a los desafíos globales.

Emboscada del EI: 12 muertos

De otra parte, al menos doce soldados iraquíes murieron hoy y otros ocho resultaron heridos en una emboscada tendida por yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak, informaron a Efe fuentes de seguridad.

La emboscada se produjo cuando tropas del Ejército iraquí entraron en un área situada entre la base de Al Asad, al oeste de Ramadi, capital de Al Anbar, y la región del Kilómetro 160.

Al paso de los soldados, explotaron más de diez minas plantadas por los extremistas, lo que provocó la muerte de los militares y la destrucción de todos los vehículos en los que circulaban.

Las fuerzas de seguridad iraquíes y las milicias chiítas aliadas del Gobierno luchan contra el EI en Al Anbar y su principal objetivo es recuperar Ramadi, arrebatada al Gobierno por los yihadistas el 17 de mayo en una operación relámpago que forzó la huida precipitada de los soldados iraquíes.

Irak afronta desde junio de 2014 una cruenta guerra contra el EI, que conquistó amplias zonas de su territorio y proclamó un califato en zonas de este país y de la vecina Siria. La coalición internacional liderada por EU bombardea a los yihadistas en ambos países desde hace un año.