Director de Greenpeace recibe abucheos en Lima

Declara por daño a patrimonio cultural.

Lima

El director de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, declaró ante la Fiscalía sobre el daño causado a las Líneas de Nazca por activistas de esa ONG.

El ingreso de Naidoo a la segunda fiscalía provincial de Nazca se produjo en medio de abucheos y gritos de la población, que pedía cárcel para los culpables.

A su salida de la fiscalía el dirigente fue protegido por un cordón policial. Naidoo guardó silencio sobre la entrevista con la fiscal Velia Begazo, quien lo interrogó por más de tres horas, según informó la prensa local.

La fiscal Begazo acusa a los activistas de delito contra el patrimonio cultural en la modalidad de atentado contra los monumentos arqueológicos, castigado con penas de hasta ocho años de cárcel.

El director de Greenpeace dijo en la noche que propuso al ministerio de Cultura pagar una indemninzación por el daño causado a las líneas de Nazca, durante una acción ilegal realizada el 8 de diciembre, sin precisar el monto.

Señaló que entregará a la fiscalía una lista con los nombres de los responsables de la acción contra las líneas de Nazca, declaradas por la Unesco patrimonio cultural de la humanidad en 1994.

Los activistas colocaron, en un área de 40 metros cuadrados donde se localiza el popular geoglifo del colibrí, 45 telas amarillas con el mensaje: “Time for change! The future is renewable, Greenpeace” (¡Tiempo de cambio! El futuro es renovable, Greenpeace)

Las líneas, ubicadas en las pampas de Nazca, en la sureña región de Ica, son geoglifos de más de dos mil años con figuras geométricas y de animales que solo pueden ser apreciadas desde el cielo. Su real significado es un enigma: algunos investigadores las consideran un observatorio astronómico, otros un calendario.

Las autoridades peruanas anunciaron el martes que solicitarán la extradición de los activistas por atentar contra el patrimonio cultural.