Dinamarca participará en el transporte de armas químicas sirias

Rusia ve "sin fundamento" el escepticismo de Estados Unidos respecto a la declaración de Damasco sobre su arsenal químico.
Un soldado rebelde dispara contra posiciones del ejército sirio en Alepo
Un soldado rebelde dispara contra posiciones del ejército sirio en Alepo (AFP)

Copenhague

Dinamarca anunció hoy que contribuirá a la destrucción del arsenal químico de Siria transportando armas y con misiones de seguridad, a petición de las Naciones Unidas. "Naciones Unidas contactó a Dinamarca para enviar un equipo al lugar con el fin de proteger a la delegación de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas", la OPAQ, declaró a la AFP el ministro para la Ayuda al Desarrollo danés, Christian Friis Bach. "También hemos recibido una solicitud de contribución al transporte marítimo, que (...) vemos con muy buenos ojos", añadió.

El gobierno danés recibió la petición el miércoles, informó un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores. La contribución de Dinamarca se anunciará el 15 de noviembre, día en el que la OPAQ adoptará una hoja de ruta para la destrucción de estas armas. Actualmente inspecciona los lugares de producción y de almacenamiento de este armamento en Siria.

De otra parte, Rusia consideró hoy "sin fundamento" el escepticismo de Estados Unidos respecto a la declaración del Gobierno sirio sobre su arsenal químico, cuya destrucción supervisa la comunidad internacional. La embajadora estadunidense ante la ONU, Samantha Power, había expresado a principios de semana su "escepticismo", subrayando que Estados Unidos seguía verificando la exactitud del inventario de armas químicas que Siria facilitó a la comunidad internacional.

Power se refirió a "años de mentiras" del régimen de Damasco en otros contextos y "muchas promesas no cumplidas". "Estas acusaciones sin fundamento respecto a Damasco, que estaría disimulando información sobre las existencias de armas químicas, pueden ser interpretadas como una falta de respeto por el trabajo efectuado en Siria por dos organizaciones competentes: la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químcias (OPAQ)", declaró el portavoz del ministerio ruso de Relaciones Exteriores, Alexandre Lukashevich.

Siria entregó a la OPAQ un documento de 700 páginas en el que el Gobierno de Bashar al Asad se compromete a destruir la totalidad de mil toneladas de agentes químicos y 290 toneladas de armas químicas del país. A finales de octubre, todas las armas químicas sirias conocidas quedaron precintadas y los sitios de producción fueron declarados inutilizables por la OPAQ.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó en septiembre una resolución que establecía la destrucción del arsenal químico sirio para mediados de 2014. El texto fue adoptado tras la consecución de un acuerdo entre Rusia y EU que evitó una acción estadunidense tras un ataque con armas químicas en agosto cerca de Damasco, del que Occidente acusa al Gobierno sirio.