Dimite ministro de Justicia holandés por acuerdo con narcotraficante

Ivo Opstelten cesó horas después de que el ministerio revelara una prueba de un pago al traficante de drogas Cees H. por la fiscalía holandesa.
El ministro de Justicia holandés, Ivo Opstelten, en la rueda de prensa donde anunció su dimisión, en La Haya
El ministro de Justicia holandés, Ivo Opstelten, en la rueda de prensa donde anunció su dimisión, en La Haya (AFP)

La Haya

El ministro de Justicia holandés presentó su renuncia al cargo, este lunes de noche, en pleno escándalo por un acuerdo por varios millones de florines concluido hace 15 años entre la fiscalía y un célebre traficante de drogas.

"Hubo, durante largo tiempo, una incertidumbre respecto a este asunto", declaró el ministro Ivo Opstelten en el marco de una conferencia de prensa en La Haya. "Asumo la entera responsabilidad, por lo que vengo de presentar mi renuncia al rey", añadió.

Opstelten y su secretario de Estado, Fred Teeven, anunciaron sus dimisiones algunas horas después de que el ministerio indicara haber encontrado una prueba del monto pagado en la época -4.7 millones de florines, entonces moneda holandesa- al traficante de drogas Cees H.

Teeven, procurador en la época, concluyó este acuerdo en 2000. El mismo preveía el pago a través de cuentas en Luxemburgo de miles de florines, incautados durante la investigación, que luego serían entregados al criminal sin que los fiscales fueran informados; los medios de información neerlandeses afirman que "de facto" se trataba de blanqueo de dinero.

Interrogado el año pasado sobre este caso por los diputados tras la difusión de un reportaje al respecto transmitido por la televisión pública holandesa NOS, Opstelten había aegurado no poseer ninguna prueba sobre este acuerdo.

Como consecuencia de otros reportajes, se abrió una nueva investigación, sin que se encontraran extractos bancarios u otros documentos, pero sí una prueba digital sobre que los 4.7 millones de florines fueron transferidos a Cees H., continuó el ministro renunciante.

Esta dimisión permite al gobierno de Mark Rutte evitar un debate que podría revelarse embarazoso, previsto para el martes, una semana antes de las elecciones.