Dimite alcalde de Roma cuestionado por el papa

El alcalde se ha visto envuelto en varios escándalos, como las infiltraciones del crimen organizado en su ayuntamiento.
Ignazio Marino señala manipulación de hechos en su contra.
Ignazio Marino señala manipulación de hechos en su contra. (Gregorio Borgia/Ap)

Roma

El alcalde de Roma, Ignazio Marino, perteneciente al Partido Demócrata (PD) en el gobierno de Italia, comunicó su dimisión después de meses de fuerte presión por parte de sectores opositores y de su propio partido, tras verse envuelto en varios escándalos legales.

Incluso el papa Francisco participó a finales de septiembre se sumó a los reclamos contra Marino.

Voces críticas pidieron su dimisión después de que Marino publicara gastos presentados como cenas de representación pagados con la tarjeta de crédito del ayuntamiento. Una de ellas fue "justificada" como almuerzo con miembros de la Comunidad de San Egidio, pero la asociación católica negó el encuentro, lo que dio inicio a una investigación por parte de la fiscalía sobre posible malversación de fondos.

El alcalde, de 60 años, dijo que dimitió "sabiendo que por ley la decisión pueden ser retirada antes de los 20 días" posteriores al comunicado y añadió que no es un "signo de debilidad o admisión de culpa" por lo que considera que la última polémica en su contra, detonante de su renuncia, es una "manipulación" de los hechos.

Además, el alcalde se ha visto envuelto en varios escándalos, como las infiltraciones del crimen organizado en su ayuntamiento.

La marcha de Marino deja a Roma en la incertidumbre ante la inminente celebración del Jubileo de la Misericordia, para el que se prevé la llegada de millones de personas a la capital en diciembre próximo.

Se especula el nombramiento por parte del gobierno italiano de un comisario extraordinario para que administre Roma durante el Jubileo, ya que los comicios municipales serían en primavera.

El ministro de Asuntos Exteriores, Paolo Gentiloni, calificó la decisión de "responsable", mientras que el diputado opositor Alessandro Di Battista, pidió "elecciones".