Dilma Rousseff se lanza a la reconquista de la izquierda

La presidenta de Brasil anunciará un paquete social con el cual busca mayor protagonismo en ámbito político, a pesar de que el Senado continúa el trámite para su destitución.
Dilma es acusada de realizar maniobras fiscales que maquillaron las cuentas públicas de 2014 y 2015.
Dilma es acusada de realizar maniobras fiscales que maquillaron las cuentas públicas de 2014 y 2015. (Evaristo Sa/AFP)

Brasilia

La jefa de Estado de Brasil, Dilma Rousseff, sigue batallando para evitar su destitución y ayer se reunió con sus asesores para analizar las medidas de carácter social que podría anunciar hoy, Día de los Trabajadores, con el fin de reconquistar el apoyo de la izquierda.

Las posibilidades de Rousseff de mantenerse a flote cada vez son menores y en las últimas semanas la presidenta ha hecho varios guiños a los movimientos sociales y sindicatos para recuperar su respaldo, el cual está debilitado en medio de una serie de propuestas de ajuste fiscal lanzadas por la mandataria en el último año.

Mientras Rousseff busca una nueva aproximación a las bases, su vicepresidente y ahora adversario político, Michel Temer, hilvana contrarreloj las piezas de su eventual gobierno.

Temer, primero en la línea de sucesión, comenzó a conformar su tablero político y distribuye cargos entre bastidores, algunos de los cuales ya se dan por sentenciados, como el del ex presidente del Banco Central Henrique Meirelles, como ministro de Hacienda.

El vicepresidente, de 75 años, también tantea la presencia en su eventual Ejecutivo de algunos ex ministros de Rousseff, como Eliseu Padilha o Wellington Moreira Franco.

Temer trabaja para definir las líneas maestras de su posible programa gubernamental, que, según un documento obtenido por el diario O Globo titulado la “Travesía social”, prevé la privatización o concesión “de todo lo que sea posible”.

No obstante, en caso de que se concrete, se encontrará con la oposición de los movimientos sociales, que ya han expresado abiertamente su rechazo a una eventual gestión del vicepresidente y han advertido que “resistirán” en las calles.

Los sindicatos y sectores de izquierda iniciaron a organizarse para el Día de los Trabajadores, una fecha que esperan convertir en un palco contra el “golpe de Estado”, como la izquierda y el propio gobierno ha calificado el juicio político que amenaza con destituir a Rousseff.

La marcha en Sao Paulo, inicialmente, estará encabezada por Rousseff y su padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, quien en las últimas semanas se ha movilizado para defenderla ante la amenaza de su destitución.

La oposición acusa que la presidenta cometió un “crimen de responsabilidades” al realizar unas maniobras fiscales para maquillar las cuentas de 2014 y 2015, al modificar los presupuestos a través de decretos y acumular deudas y contratado créditos con la banca pública, lo que está prohibido por la legislación vigente.

El gobierno admitió que realizó dichas operaciones, pero insiste en que no suponen un “delito de responsabilidades” y por tanto no sirven de argumento para iniciar un juicio legislativo en su contra.

No obstante, los argumentos del Ejecutivo no parecen convencer a los legisladores y Rousseff cuenta cada día con menos cartas en su baraja política, lo que complica su estrategia de cara a la votación del Senado, que ya inició a debatir si existen méritos jurídicos para iniciar el proceso con miras a acortar su mandato.