Difieren FARC y gobierno sobre los cultivos de coca

Las delegaciones de la guerrilla y Bogotá seguirán discutiendo hoy en La Habana el tema de las drogas ilícitas, el tercero de una agenda de diálogo de seis puntos.
El jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, llamó a diferenciar entre “hoja de coca y cocaína”.
El jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, llamó a diferenciar entre “hoja de coca y cocaína”. (Enrique de la Osa/Reuters)

La Habana

La guerrilla comunista de las FARC y el gobierno colombiano del presidente Juan Manuel Santos retornaron ayer a la mesa de diálogo en La Habana y discutieron el tema de las drogas ilícitas con puntos de vista divergentes sobre qué hacer con el cultivo de la hoja de coca en su país.

"Si convenimos que no es lo mismo coca que cocaína, resulta ilógico que para acabar con el problema del narcotráfico se deba entonces erradicar una planta que puede brindar beneficios a la humanidad", dijo el jefe negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Iván Márquez a la prensa, a la entrada de las pláticas.

La comitiva del gobierno no dio declaraciones, pero su jefe, Humberto de la Calle, dijo el miércoles en Bogotá que el presidente Santos aspira a poner fin al cultivo de la coca.

"Queremos un campo sin coca, queremos que nuestros campesinos dejen atrás definitivamente estos cultivos, que lo único que han dejado en estas regiones es violencia, pobreza y marginalidad", dijo De la Calle en el aeropuerto de Bogotá.

También insistió en que "no habría fin del conflicto verdadero sin atacar de fondo este fenómeno", porque éste "se ha alimentado precisamente del narcotráfico".

El representante de las FARC aseguró que el narcotráfico "ha permeado todo el tejido social colombiano, incluyendo al Estado", pero que en el caso de la hoja de coca "a través de siglos ha sido utilizada para mitigar el hambre, la sed, el cansancio, como digestivo y relajante, y está determinado por la ciencia, que tiene propiedades nutricionales y medicinales".

Añadió que "como el gobierno estadunidense pretexta su criminal acción contra el pueblo colombiano en la existencia del narcotráfico, lo exhortamos a legalizar el consumo de narcóticos.

"Así se suprimen de raíz las altas rentas producidas por la ilegalidad de este comercio, así se controla el consumo, se atienden clínicamente a los fármaco-dependientes y se liquida definitivamente este cáncer", puntualizó.

Márquez agregó que "hoy en día se reconoce que los dineros del narcotráfico y de otras actividades ilegales han contaminado todos los circuitos financieros de la economía mundial".

El tema de las drogas ilícitas es el tercero en la agenda de seis puntos que las partes discuten desde hace un año en la capital cubana.

Márquez leyó a la prensa un comunicado en el que las FARC dicen que desde hace dos décadas las guerrillas han planteado que el narcotráfico " no puede tratarse por la vía militar y requiere acuerdos con la participación de la comunidad nacional e internacional y el compromiso de las grandes potencias como principales fuentes de la demanda mundial de los estupefacientes".

Hasta ahora, las delegaciones llegaron a acuerdos parciales en los temas de la modernización y democratización del campo y marco legal para la integración de las FARC a la vida civil una vez que se desarmen. Pero aún se está lejos de un acuerdo general de paz.

Las pláticas continuarán hoy en esta capital con la participación en la comitiva oficial de dos mujeres, Nigeria Rentería y María Riveros, en sustitución de Luis Carlos Villegas, designado embajador en Estados Unidos.

En tanto, el premio Nobel de Paz 2006, el bangladeshí Muhamed Yunus, felicitó en Bogotá al presidente Santos por las negociaciones de paz con las FARC tras un encuentro en la sede del ejecutivo con el mandatario colombiano, informó su oficina.

El Nobel, también empresario, participará hoy en un foro sobre estrategias innovadoras para aliviar la pobreza, organizado por la alcaldía de Bogotá.