Diálogos de paz para Colombia se reanudan con desconfianza

El gobierno colombiano y la guerrilla comunista retomaron las negociaciones hoy en Cuba para discutir sobre reparación a las víctimas del conflicto armado y los planes de desminado.
Los comandantes de las FARC Ivan Marquez (i) y Pastor Alape (d) llegan al Palacio de Convenciones en La Habana para reanudar las pláticas
Los comandantes de las FARC Ivan Marquez (i) y Pastor Alape (d) llegan al Palacio de Convenciones en La Habana para reanudar las pláticas (AFP)

La Habana

El gobierno colombiano y la guerrilla comunista de las FARC retomaron las negociaciones de paz hoy en Cuba para discutir sobre reparación a las víctimas del conflicto armado y los planes de desminado, en un clima de desconfianza mutua.

"Las FARC estamos empeñadas en firmar un acuerdo de paz estable y duradero", declaró a la prensa el comandante guerrillero Pastor Alape al inicio del trigésimo sexto ciclo de pláticas en busca de acabar un conflicto armado interno de medio siglo, el último en América Latina.

Los negociadores volvieron a reunirse en un clima de desconfianza mutua, como consecuencia de la muerte de once militares hace dos semanas en una emboscada guerrillera en el Cauca, oeste de Colombia, en medio de una tregua unilateral por tiempo indefinido de las FARC.

Después de ese incidente ambos bandos dijeron que se mantendrán en la mesa de negociaciones, pero el presidente colombiano Juan Manuel Santos ordenó reanudar los bombardeos aéreos sobre posiciones de las FARC, que había suspendido en marzo en señal de buena voluntad.

Las FARC, que mantuvieron su tregua unilateral, exigieron este martes que el Estado haga "un reconocimiento necesario" de su "responsabilidad" en la violencia política que ha desangrado a Colombia. "Es evidente (...) que el Estado en Colombia es un Estado Infractor" de las normas internacionales, afirmó Alape.

"A pesar de estar sentado en la Mesa de Diálogos (...) continúa manteniendo (el Estado colombiano) su inveterada costumbre de incumplir con su obligación de respetar sus compromisos y sus propias leyes", agregó. El jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, no formuló hoy declaraciones a la prensa, pero al cierre del ciclo anterior de pláticas, hace ocho días, acusó a las FARC de haber "incumplido" su palabra.

"Lo que las FARC han incumplido es su propia palabra. Su promesa de declarar y mantener un cese de fuego unilateral", dijo De la Calle en esa ocasión, agregando sin embargo: "No vamos a desistir de continuar este camino del diálogo" para lograr la paz.

El ataque a un pelotón del Ejército en Cauca el 15 de abril ha estimulado las críticas de los enemigos del proceso de paz y ha elevado las tensiones entre las delegaciones negociadoras mucho más que cuando los rebeldes capturaron el 16 de noviembre de 2014 a un general, a quien liberaron al cabo de dos semanas.

Generales y rebeldes preparan desminado

En esta ronda de pláticas las partes trabajarán en tres temas: la reparación de las víctimas, la limpieza de minas y posibles escenarios para el fin del conflicto, que ha dejado 220 mil muertos y 5.5 millones de desplazados, según cifras oficiales. Hasta ahora las partes han consensuado tres de los seis puntos de la agenda: reforma rural, participación política y drogas ilícitas.

Los negociadores "plenipotenciarios" se abocarán en este ciclo, que culminará el 8 de mayo, a la discusión sobre víctimas, mientras en los próximos días generales y guerrilleros prepararán la limpieza de minas y hablarán sobre aspectos "técnicos" para un cese definitivo de hostilidades.

La intención de las partes es comenzar el desminado en mayo. Ambas partes alcanzaron el 7 de marzo el histórico compromiso para limpiar las minas antipersonales sembradas en al menos 668 de los 1,100 municipios de Colombia, con apoyo de una organización noruega especializada en desminado.

Noruega es "garante" del proceso de paz, igual que Cuba, mientras que Chile y Venezuela son "acompañantes". El fin del conflicto es el siguiente punto que abordarán los plenipotenciarios una vez que cierren la discusión sobre víctimas.