Diálogos FARC-Gobierno reinician con homenaje a niña muerta por mina

El jefe negociador del gobierno de Santos, Humberto de la Calle, pidió al grupo guerrillero no sembrar estos explosivos, mientras un bombardeo de la aviación a un campamento rebelde dejó 18 ...
Humberto de la Calle, jefe de la delegación del gobierno colombiano en La Habana, lee una declaración hoy en el Palacio de Convenciones
Humberto de la Calle, jefe de la delegación del gobierno colombiano en La Habana, lee una declaración hoy en el Palacio de Convenciones (AFP)

La Habana, Bogotá

Los diálogos de paz para Colombia fueron reanudados hoy en La Habana con un homenaje de los delegados del gobierno a una niña indígena muerta en la víspera por la explosión de una mina, mientras se prepara el inicio de un programa de desminado.

"Desde La Habana enviamos un mensaje de solidaridad a la familia de la niña Ingrid Guejía Guecio, de 7 años, fallecida por el impacto de una mina", declaró a la prensa el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, quien pidió a la guerrilla comunista de las FARC que deje de sembrar estos explosivos.

"Llegó la hora de que las FARC asuman el compromiso de no sembrar una mina más. Es una paradoja que cuando comienza el programa piloto (de desminado) ocurra este hecho que conmueve a los colombianos y que merece la condena más vehemente", añadió.

De la Calle y los otros tres delegados "plenipotenciarios" del gobierno que lo acompañaban -Sergio Jaramillo, Jorge Mora y María Paulina Riveros- se remangaron los pantalones al ingresar a dialogar con los representantes de las FARC en señal de solidaridad con la niña fallecida, un gesto tradicional en Colombia hacia las víctimas de minas sembradas durante el conflicto armado de medio siglo.

"Esta es una verdadera tragedia humanitaria. Tenemos que limpiar el territorio colombiano. Como se sabe, el Estado colombiano eliminó la utilización de minas desde hace décadas", dijo De la Calle.

Ambas partes sellaron el 7 de marzo un histórico acuerdo para limpiar las minas presentes en más de la mitad de los municipios colombianos y un plan piloto de desminado será puesto en marcha en breve, a cargo de una agencia especializada noruega.

La niña murió el miércoles al pisar una mina cerca de su escuela. Desde 1990 las minas han dejado en Colombia 11.000 víctimas, entre muertos y heridos, según el gobierno.

FARC: "nuevos gestos de desescalamiento"

Las FARC, que negocian el fin del conflicto con el gobierno desde noviembre de 2012, no aceptaron preguntas de la prensa, pero su delegada Victoria Sandino dijo que esa guerrilla procura darle "dinamismo" al desminado.

"Nuestra disposición se mantiene inmodificable para avanzar conjuntamente con el gobierno colombiano en la producción de nuevos gestos de desescalamiento del conflicto, que le impriman dinamismo al compromiso conjunto de descontaminación del territorio de artefactos explosivos", indicó.

Dos comandantes de las FARC que participan en las negociaciones, Carlos Antonio Lozada y Pastor Alape, acaban de regresar a Cuba de Colombia, adonde viajaron a explicar los detalles del desminado a las fuerzas rebeldes, dijo una fuente de la guerrilla a la AFP.

Sandino divulgó además tres propuestas para acelerar las conversaciones de paz, una aspiración del presidente Juan Manuel Santos, entre ellas que los negociadores inicien de inmediato el "análisis del informe de la Comisión Histórica del Conflicto", preparado hace meses por 12 académicos.

Las otras propuestas son conformar una comisión de "esclarecimiento del fenómeno del paramilitarismo" y otra comisión "de la verdad y no repetición" de los hechos de violencia. Las FARC afirman que los paramilitares de derecha siguen operando, aunque formalmente se desmovilizaron en el gobierno de Alvaro Uribe (2002-2010).

El gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor guerrilla de ese país, han consensuado hasta ahora tres de los seis puntos de la agenda, además del desminado. El conflicto colombiano ha dejado 220 mil muertos y unos seis millones de desplazados, según cifras oficiales. En esta ronda de once días de pláticas, la trigésima séptima, las partes seguirán debatiendo sobre reparación de las víctimas del conflicto.

En Bogotá, el Gobierno colombiano desmintió hoy el supuesto viaje a La Habana del jefe guerrillero de las FARC alias "El Paisa" para hacer parte de los diálogos de paz, informaron fuentes oficiales.

La Oficina del Alto Comisionado para la Paz señaló que "no son ciertas las versiones que circulan en los medios de comunicación sobre el supuesto viaje del guerrillero de las FARC alias 'El Paisa' a La Habana, para hacer parte de la Mesa de Conversaciones".

Alias "El paisa", cuyo verdadero nombre es Hernán Darío Velásquez, es el jefe de la Columna Móvil Teófilo Forero, una de las unidades más sanguinarias y radicales de las FARC.

Según las autoridades colombianas, alias "El Paisa" es uno de los responsables del atentado terrorista con un coche bomba contra el Club El Nogal, en el norte de Bogotá, que en 2003 dejó 36 muertos y más de 200 heridos, así como de numerosos secuestros y asaltos guerrilleros.

Bombardeo:18 muertos

De otra parte, un bombardeo de la Fuerza Aérea de Colombia contra un campamento de la guerrilla de las FARC dejó hoy 18 muertos y dos heridos, informó esta noche la prensa local.

El diario El Tiempo y el canal de televisión Caracol indicaron que el blanco del bombardeo fue un campamento del frente 29 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) cerca del municipio de Guapi, en el departamento de Cauca.

El Tiempo señaló que la operación fue ejecutada por la Fuerza Aérea y el Ejército en contra de alias "Javier", segundo comandante del frente 29, aunque se desconoce si el jefe guerrillero está entre los muertos.

El reporte agrega que posteriormente tropas terrestres ingresaron al campamento y se incautaron de una ametralladora, 15 fusiles, siete pistolas y un radio de comunicaciones. El bombardeo se llevó a cabo en la aldea de San Agustín, en Guiapi, un pueblo situado en la costa del océano Pacífico, a 480 kilómetros al suroeste de Bogotá.

Cerca de ese lugar, en la isla Gorgona, una célula de las FARC mató a un policía y causó heridas a ocho uniformados en un ataque perpetrado en esa reserva natural en noviembre pasado.

El presidente Juan Manuel Santos había pedido a las Fuerzas Militares suspender los bombardeos contra las FARC en marzo, pero en abril ordenó reanudarlos a raíz de un ataque de ese grupo guerrillero que dejó 11 miembros del Ejército muertos y cerca de 20 heridos en el municipio de Buenos Aires, en Cauca.

Santos había ordenado la suspensión de los bombardeos en respuesta a la declaración de las FARC de un cese del fuego unilateral e indefinido que iniciaron en diciembre pasado en medio del proceso de paz que las partes cumplen desde 2012 en Cuba.

Las FARC dijeron en ese momento que con esa acción no violaron su compromiso, pues aseguraron que se trató de una operación defensiva ante un inminente ataque del Ejército en Cauca, el departamento de Colombia en el que tal vez se siente más el conflicto armado que afecta al país desde hace cinco décadas.

Un informe presentado este miércoles por el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac) indicó que las acciones violentas de las FARC han disminuido en un 85 por ciento en los últimos cinco meses, desde que el grupo guerrillero declaró el cese del fuego unilateral.