Diagnostican a doctor con virus respiratorio

El doctor trató a uno de los 41 portadores del síndrome respiratorio de oriente medio (MERS, por su sigla en inglés), y comenzó a mostrar síntomas hace una semana.
Aeropuerto surcoreano.
Aeropuerto surcoreano. (Alex Hofford/EFE)

Seúl

El caso de un médico con síndrome respiratorio de oriente medio (MERS, por su sigla en inglés) disparó la alarma en Corea del Sur, donde ya son cuatro víctimas mortales por este virus, que causa fiebre, tos y dificultad para respirar.

El doctor trató a uno de los 41 portadores del virus y comenzó a mostrar síntomas hace una semana, pero fue puesto en cuarentena el domingo, denunció el alcalde de Seúl, Park Won-soon.

En conferencia de prensa, el funcionario informó que el médico tuvo contacto con más de mil personas poco antes de ser puesto en aislamiento.

Hace unos días el médico asistió a una reunión sindical que congregó a mil 500 personas y durante el fin de semana acudió a dos conferencias profesionales, además de visitar un centro comercial y otros lugares públicos, según los medios surcoreanos.

Fue el lunes cuando confirmaron que es portador del  MERS.

Ante estos hechos, el alcalde criticó duramente al gobierno de Corea del Sur, al que acusó de no tomar las medidas adecuadas para contener el brote, y aseguró que el ayuntamiento tomará medidas por su cuenta para proteger a los residentes de Seúl.

Como primer medida las autoridades municipales contactaron una por una a las mil 565 personas que participaron en la reunión sindical para alertarlas de que pudieron haber estado en contacto con un portador del virus.

Las autoridades de Seúl creen que la opacidad del gobierno al publicar información —por ejemplo, la lista de hospitales con pacientes de MERS que era secreta— contribuye a aumentar el pánico de los ciudadanos.

El sonado caso del doctor, sumado a otros cinco infectados y la cuarta víctima mortal, han disparado la ya elevada alerta entre la población de Corea del Sur, donde cada vez se ve a más gente con cubrebocas en la calle y muchos ciudadanos tratan de evitar lugares concurridos y hospitales.