Detienen a uno de los hijos del ex presidente catalán Jordi Pujol

La policía español detuvo en Barcelona a Oleguer Pujol Ferrusola, por su relación con un presunto caso de corrupción, para facilitar el registro de su domicilio en busca de pruebas.
Oleguer Pujol, uno de los hijos del ex presidente del gobierno catalán, Jordi Pujol, al que se ha relacionado con posibles delitos financieros
Oleguer Pujol, uno de los hijos del ex presidente del gobierno catalán, Jordi Pujol, al que se ha relacionado con posibles delitos financieros (Archivo)

Barcelona

La policía española detuvo hoy en Barcelona a Oleguer Pujol Ferrusola, uno de los hijos del histórico dirigente catalán Jordi Pujol, por su relación con un presunto caso de corrupción, confirmaron a Efe fuentes cercanas a la investigación.

Agentes de la policía detuvieron a Pujol Ferrusola para facilitar el registro de su domicilio en busca de pruebas, siguiendo una orden del juez de la Audiencia Nacional española Santiago Pedraz, que lo investiga por un presunto delito de blanqueo en relación a la compra de 1,152 oficinas del Banco Santander por unos dos mil millones de euros.

El magistrado ha ordenado también otros registros en relación con la investigación de la compra de un hotel en las islas Canarias con dinero de origen desconocido procedente del paraíso fiscal de las Islas Vírgenes, lo que podría ser constitutivo de un delito de blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública.

Pedraz también investiga la participación del hijo menor de Jordi Pujol en empresas en las que algunos de los titulares son sociedades mercantiles domiciliadas en Luxemburgo y Holanda, y otras en las que él participa o figura como administrador.

La Fiscalía Anticorrupción investiga a Pujol Ferrusola por un presunto delito de blanqueo de capitales de entre dos y tres mil millones de euros mediante operaciones inmobiliarias a través de un entramado societario con cuentas en paraísos fiscales.

Los investigadores sospechan que con estas operaciones inmobiliarias Oleguer Pujol habría blanqueado sumas millonarias de dinero guardadas en diversos paraísos fiscales.

Este proceso al hijo menor de Pujol se suma a otro que instruye el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz contra su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, y su esposa, Mercè Gironés, también por un presunto delito de blanqueo de capitales.

El histórico dirigente nacionalista catalán Jordi Pujol confesó también recientemente que había ocultado al fisco cuentas bancarias fuera de España durante su mandato al frente del Gobierno autónomo de Cataluña, que se prolongó durante más de 20 años.

La confesión de Pujol, que le acarreó la retirada de todos los privilegios que tenía tras dejar el cargo en el gobierno catalán, desató un escándalo político en Cataluña en medio del proceso abierto por varios partidos independentistas para conseguir, mediante una consulta, la autodeterminación de la región.

El gobierno catalán pronosticó este miércoles una "gran participación" en la simbólica votación sobre la independencia de esta región española del 9 de noviembre aunque reconoció que las condiciones de la consulta no serán las previstas inicialmente.

"Estoy convencida de que habrá una gran participación (...) Nuestro país ha demostrado su compromiso y sus ganas de expresar colectivamente lo que queremos que sea nuestro futuro", dijo la vicepresidenta del ejecutivo Joana Ortega en Barcelona, durante la presentación de este nuevo formato de votación.

Unos 5.4 millones de ciudadanos mayores de 16 años pueden participar en esta votación, así como los extranjeros residentes durante más de uno o tres años --en función de si son de la Unión Europea o no-- y los catalanes en el extranjero que lo soliciten previamente, asegura el ejecutivo catalán.

Alrededor de 1,255 locales y 6,430 mesas electorales se instalarán en 938 de los 947 municipios catalanes y también en 17 ciudades extranjeras. Más de 30 mil voluntarios, entre ellos seis mil funcionarios, se han ofrecido para colaborar en su realización.

La organización no dispondrá de censo por lo que los ciudadanos deberán inscribirse justo antes de votar en un registro creado para la ocasión. Los datos serán introducidos en un programa informático para evitar duplicidades.

Los resultados provisionales se presentarán el 10 de noviembre, aunque las personas que justifiquen no haber podido votar durante la jornada electoral dispondrán de un plazo extra de 15 días.

La intención inicial del gobierno, presidido por el nacionalista Artur Mas, era que los catalanes decidieran sobre la escisión de España en una consulta de características similares al de un referéndum no vinculante.

Sin embargo, la votación quedó suspendida por la justicia tras un recurso de inconstitucionalidad del gobierno español, por lo que Mas desconvocó la consulta prevista inicialmente y propuso esta votación con menos validez representativa.

"Creo que tiene amplias garantías" pero no "las mismas condiciones que tenía el operativo preparado para la consulta", dijo Ortega, reconociendo que no se había creado un órgano de supervisión ni estaba confirmada la presencia de observadores internacionales.

Esta falta de validez, especialmente en el plano internacional, ha llevado a varios partidos prorreferéndum y a las influyentes asociaciones independentistas a reclamar elecciones regionales anticipadas.

Entre ellos, destaca la izquierda independentista de ERC, hasta ahora aliado de Mas y principal favorito en los comicios, que exige declarar unilateralmente la secesión si existe una mayoría suficiente.

Para limar estas asperezas, su líder, Oriol Junqueras, se reunió con el presidente catalán y acordaron "volcarse" en garantizar el éxito del 9 de noviembre, dijo una fuente gubernamental a la AFP.

Junqueras, por su parte, declaró a los medios al salir de la reunión estar comprometido en esa votación pero subrayó que "son imprescindibles unas elecciones que permitan generar un mandato democrático para construir la independencia".