Detienen a Palocci, ex ministro clave de Lula

El arresto del influyente político brasileño estrecha el cerco sobre el izquierdista Partido de los Trabajadores del ex presidente.
Antonio Palocci, rodeado de policías tras ser detenido en Curitiba.
Antonio Palocci, rodeado de policías tras ser detenido en Curitiba. (Edson Silva)

Sao Paulo

El arresto del ex ministro brasileño Antonio Palocci, uno de los hombres más influyentes en los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), estrechó ayer aún más el cerco de la justicia sobre esa formación política de los ex presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Al comentar la detención de su ex ministro, salpicado por la trama de corrupción en la empresa estatal Petrobras, Rousseff denunció que Brasil parece dirigirse hacia “un Estado de excepción”.

Más que criticar la detención de Palocci, Rousseff denunció que la operación que llevó a su arresto pueda haber sido anticipada por el ministro de Justicia, Alexandre de Moraes.

Este fin de semana, en un acto de la campaña para las elecciones municipales en Ribeirao Petro, en el interior de Sao Paulo y donde Palocci ya ha sido alcalde, el ministro dio a entender que esta semana habría novedades en la investigación sobre el caso Petrobras.

“Esta semana habrá más. Pueden estar tranquilos”, dijo De Moraes sobre esas investigaciones, lo que para Rousseff “lanza sospechas de abuso de autoridad y de uso político, por parte del gobierno, de la Policía Federal”, responsable de las operaciones sobre Petrobras.

Palocci fue arrestado ayer en su residencia en Sao Paulo acusado de recibir millonarios sobornos a cambio de intervenir en ambas administraciones para defender los intereses de la constructora Odebrecht. Su detención se produjo tan solo cuatro días después del arresto del ex ministro Guido Mantega, otro influyente funcionario en ambos gobierno y que fue acusado de aprovechar su cargo para pedir sobornos a favor del PT.

Los dirigentes del otrora partido oficialista volvieron a destacar la coincidencia de la proximidad de las operaciones con las elecciones municipales del próximo domingo, que son un duro desafío para la formación tras perder el poder con la destitución de Rousseff.

Mientras que Mantega fue el principal asesor económico del PT durante varios años y ministro de Hacienda tanto de Lula como de Rousseff, Palocci fue dirigente en las campañas electorales de ambos jefes de Estado y ministro de Hacienda del primero y ministro de la presidencia de la segunda.

Aunque Mantega fue liberado pocas horas después de su detención por razones humanitarias, ambos fueron arrestados en el marco de la investigación del gigantesco escándalo de corrupción de la petrolera Petrobras.

Ambos ex ministros fueron acusados de exigir sobornos y donaciones electorales para el PT a empresas que terminaron beneficiadas con millonarios contratos de Petrobras.