Detienen en Londres al jefe de inteligencia de Ruanda

Emmanuel Karenzi Karake no pertenecía al gobierno hutu acusado del genocidio de tutsis, sino al movimiento rebelde que lo derrocó, pero éste también es acusado de presuntos abusos.

Londres

El jefe de los servicios de inteligencia de Ruanda, Emmanuel Karenzi Karake, reclamado por España por genocidio y por su relación con la muerte de tres cooperantes españoles, fue detenido el sábado en Londres, informó este martes el ministerio británico de Relaciones Exteriores.

Karake no pertenecía al gobierno hutu acusado del genocidio de tutsis, sino al movimiento rebelde que lo derrocó, pero éste también es acusado de presuntos abusos.

"Fuimos informados por la policía londinense el 20 de junio de que habían detenido al general Emmanuel Karenzi Karake, jefe de los servicios de inteligencia y de seguridad de Ruanda, en virtud de una orden de detención europea emitida por las autoridades en España", declaró un portavoz del Foreign Office.

"Karake fue detenido por agentes de la unidad de extradición de la policía londinense en el aeropuerto de Heathrow hacia las 09H45 del sábado 20 de junio", indicó un portavoz de Scotland Yard.

El general ruandés, de 54 años, compareció ante un tribunal de Londres el sábado por la tarde y volverá a ser presentado ante el juez el jueves.

El arresto llega siete años después de que la Audiencia Nacional, la principal instancia penal española, lanzara un proceso judicial contra 40 militares ruandeses acusados de genocidio y crímenes de guerra.

El Foreign Office no quiso comentar el arresto pero indicó que existe una "relación profunda y antigua" entre el Reino Unido y Ruanda.

- "Solidaridad europea" -

El caso está a cargo del juez español de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y presenta similitudes con la detención del dictador chileno Augusto Pinochet en 1998.

Pinochet pasó dos años en Londres entre recursos y contrarrecursos y al final no fue enviado a España por razones humanitarias.

La ministra de Relaciones Exteriores ruandesa reaccionó en Twitter calificando de "locura" el arresto.

"La solidaridad europea para envilecer a los africanos es inaceptable. Es un escándalo detener a un responsable ruandés basándose en la locura de los pro-genocidas", escribió Louise Mushikiwabo.

Un alto funcionario del ministerio ruandés de Relaciones Exteriores dijo a la AFP que la detención es un "horror" relacionado "con las peores teorías de la conspiración".

Karake, que fue entre 2008 y 2009 el número dos de la Minuad, la misión de paz ONU-Unión africana desplegada en Darfur, en el oeste de Sudán, es reclamado por la justicia española junto a 39 otras personas por su supuesta responsabilidad en las matanzas de civiles del Ejército Patriótico Ruandés (APR), brazo armado del Frente Patriótico Ruandés (FPR), el partido dominante actualmente, del presidente Paul Kagame.

El FPR fue un movimiento rebelde que tomó el poder en Ruanda en julio de 1994 poniendo fin al genocidio iniciado unos meses antes, en abril, por el régimen extremista hutu que costó la vida a 800.000 personas, fundamentalmente tutsis.

Tres testigos incómodos

El auto de procesamiento dice que Karake sería, entre otras cosas, "el máximo responsable de las masacres y 'eliminación' de población hutu en Nyakinama y en Mukingo".

Además, "habría ordenado operaciones contra la población civil hutu, matanzas sistemáticas contra expatriados, ordenando bombardeos abiertos con armamento pesado".

Finalmente, "conocería y aprobaría la matanza de población civil desde 1994 a 1997 en las localidades de Ruhengeri, Gisenyi y Cyangugu, entre las que se encuentra la muerte de los tres españoles de Médicos del Mundo"

Estos tres cooperantes españoles, una mujer, Flors Sirera, y dos hombres, Manuel Madrazo y Luis Valtueña, fueron asesinados en enero de 1997.

Según la prensa española, los tres ayudaron a los supervivientes de una matanza de hutus de la que acusaron al Frente Patriótico Ruandés.

Los dirigentes de la zona habrían ordenado su muerte para acabar con testig