Detectan dos señales "prometedoras" en zona de búsqueda de avión

El jefe del Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas que busca al avión de Malaysia Airlines desaparecido hace un mes, Angus Houston, dijo que las dos señales son "consistentes" con las que ...
Un avión Orion de la fuerza aérea australiana despega de la base aérea Pearce en Bullsbrook, para unirse a la búsqueda del avión malayo
Un avión Orion de la fuerza aérea australiana despega de la base aérea Pearce en Bullsbrook, para unirse a la búsqueda del avión malayo (AFP)

Sydney

El barco australiano Ocean Shield detectó dos señales "prometedoras" en la zona del Océano Índico donde se centra la búsqueda del avión de Malaysia Airlines desaparecido hace un mes con 239 personas a bordo, informaron hoy fuentes oficiales. El jefe del Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas, Angus Houston, dijo que las dos señales son "consistentes" con las que emiten los dispositivos de registro de vuelo y de las conversaciones de la cabina de las cajas negras.

"Esta es la pista más prometedora en esta búsqueda y hasta el momento la mejor información de la que disponemos", dijo Houston que insistió en que estas pistas aún no son concluyentes. "Todavía no hemos encontrado el avión, necesitamos confirmar esta información", aclaró en una rueda de prensa desde Perth el jefe del operativo coordinado por Australia. El Ocean Shield, que transporta un sofisticado localizador de cajas negras prestado por Estados Unidos y una pequeña nave submarina autónoma, detectó estas señales en dos eventos separados en el sector norte de la zona de búsqueda.

La primera señal captada duró dos horas y veinte minutos hasta que se perdió el contacto. Horas más tarde, después de que el barco girara para recuperar esa señal, se registró una segunda emisión de unos trece minutos en la que se obtuvo "un retorno" del pulso. Houston dijo que el Ocean Shield intenta captar nuevas señales para "fijar la localización" antes de activar un vehículo submarino autónomo para que confirme la presencia del avión en esta zona de unos 4,500 metros de profundidad.

"Esta profundidad coincide con el límite (de actuación) del vehículo submarino. Debo advertir que podría llevarnos algunos días determinar si hay alguna relación con el MH370", dijo el militar retirado australiano. Los equipos de rescate continúan la búsqueda del avión perdido en otra zona donde el barco chino Haixun 01 detectó señales acústicas parecidas a las de una caja negra. El barco británico Echo de investigación oceanográfica se dirige a esta zona en una lucha contrarreloj debido a que las baterías de las cajas negras del avión, de entre 30 y 45 días de duración, están a punto de agotarse.

El barco chino detectó dos señales, una el viernes de unos instantes de duración y otra el sábado de 90 segundos, cuya frecuencia, de 37.5 kilohercios por segundo, coincide con la que emiten las cajas negras de los aviones. Houston precisó que los puntos donde se encuentran el Haixun 01 y el Ocean Shield, separados unos 550 kilómetros, coinciden con los extremos sur y norte, respectivamente, de la zona delimitada por la investigación.

Esta zona se encuentra a lo largo de un trayectoria hipotética del avión calculada a partir de datos procedentes de satélites y simuladores de vuelo, mientras que ambos extremos corresponden a distintas velocidades en las que pudo viajar el avión. Doce aviones, nueve de ellos militares y tres civiles, y catorce embarcaciones participan hoy en el operativo que se realizará en una jornada con lluvias aisladas que no bloquearán la visibilidad, indicó el Centro de Coordinación de Agencias Conjuntas.



El barco británico "HMS Echo" y el australiano "Ocean Shield", dotados ambos con detectores de cajas negras, así como aviones australianos, se dirigían el domingo hacia el sur del Océano Índico, para revisar la información proporcionada por el buque chino. "El hecho de que hayamos detectado dos señales, dos manifestaciones acústicas en ese lugar, es lo suficientemente prometedor para llevar a cabo un examen completo", explicó Houston.

Las cajas negras, equipadas con un localizador que se activa bajo el agua, son la principal esperanza para encontrar los restos del aparato y conocer las razones de su desaparición y del desvío de su trayecto inicial. El fabricante de cajas negras, Honeywell Aerospace, confirmó que la señal localizada (en la frecuencia 37.5 kHz) corresponde a la que sería transmitida por el registrador de vuelo del avión extraviado.

Para Charitha Pattiaratchi, profesora de oceanografía costera de la Universidad de Australia Occidental, la detección de una señal en esta frecuencia es una noticia alentadora. "La frecuencia 37.5 kHz es un ruido creado por el hombre. No existe ningún otro ruido en esa frecuencia", aseguró esta especialista a la AFP. "Una ballena, un delfín, la lluvia o un sismo submarino tienen una frecuencia completamente diferente", explicó.

En todo caso, si se logra localizar las cajas negras, las operaciones para recuperarlas a más de cuatro mil metros de profundidad serán "extremadamente difíciles", señaló Angus Houston. Las autoridades malayas creen que el MH370 cayó en el Índico lejos de la costa occidental australiana, tras desviar completamente su dirección. El avión despegó de Kuala Lumpur, rumbo al norte. Pero, cuando estaba entre Malasia y Vietnam, cambió por completo de ruta hacia el oeste.

Hasta ahora no ha habido señales precisas de donde cayó, por lo que el primer ministro australiano Tony Abbott ha calificado la búsqueda en el vasto océano como la "más difícil de la historia de la humanidad".

El avión del vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur con 239 personas a bordo rumbo a Pekín en la madrugada del 8 de marzo y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después de despegar, y desde entonces no se ha encontrado resto alguno. Iban a bordo 153 chinos, 50 malasios (12 formaban la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadunidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que utilizaron los pasaportes robados a un italiano y un austríaco.