Detectan llamados desde celular de Nisman a teléfono de Stiuso

El gobierno pide a la fiscal Fein que brinde custodia al ex agente, al que considera instigador de una maniobra que llevó al fiscal a presentar, cuatro días antes de su muerte, una denuncia contra ...
La polémica por la muerte del fiscal Nisman, presente en las calles de Argentina
La polémica por la muerte del fiscal Nisman, presente en las calles de Argentina (Reuters)

Buenos Aires

La Fiscalía a cargo de la investigación de la muerte de Alberto Nisman detectó llamados desde el móvil del fiscal a un teléfono a nombre de Antonio "Jaime" Stiuso, ex jefe de operaciones de la Secretaría de Inteligencia de Argentina, informaron hoy fuentes judiciales.

"Del entrecruzamiento de los llamados telefónicos efectuados desde y hacia la línea Nextel a nombre de Alberto Nisman, se desprende que las reiteradas comunicaciones recibidas al abonado cuya titularidad se informó que corresponden al ingeniero Stiuso fueron efectuadas desde el número del fallecido fiscal", informó en un comunicado la fiscal del caso, Viviana Fein.

El comunicado aclara que "el registro que obra en el expediente detalla las comunicaciones entrantes y salientes", pero "no refleja el contenido". La Fiscalía informó de que "se están evaluando las condiciones con las que llevará a cabo la declaración del ingeniero Stiuso, para resguardar la integridad personal del testigo".

Stiuso, quien colaboraba con Nisman en la investigación del atentado en 1994 contra la mutualista judía AMIA, fue relevado días atrás por el Gobierno de guardar el secreto en relación a sus actividades de inteligencia para que pueda ser indagado.

La ministra de Seguridad, María Cecilia Rodríguez, envió hoy una nota a Fein en la que le señala que es "necesario y oportuno brindar servicio de custodia" a Stiuso, según fuentes gubernamentales citadas por la agencia oficial Télam. Según la investigación, Nisman mantuvo contacto telefónico con una línea a nombre de Stiuso un día antes de su muerte.

El Gobierno señala al ex agente como instigador de una maniobra que llevó a Nisman a presentar, cuatro días antes de su muerte, una denuncia contra la presidenta Cristina Fernández por presunto encubrimiento de los iraníes acusados por el ataque a la AMIA, en el que murieron 85 personas.

Hasta ahora el único imputado en el caso es Diego Lagomarsino, el informático que trabajaba con el fiscal y que le entregó el arma que acabó con su vida y fue hallada junto a su cadáver.

Según detalló la Fiscalía en su comunicado de hoy, "el disparo fue efectuado en la zona temporal derecha, ubicado a tres centímetros por encima de la inserción del pabellón auricular" y "se estableció que el orificio de entrada fue de un diámetro de seis milímetros". Por otra parte, la fiscal informó que el pasado viernes se iniciaron los peritajes de carácter histopatológicos y de cotejo de ADN sobre las uñas de Nisman.

La fiscal Fein indicó que esta semana declarará Stiuso, identificado como una de las fuentes de información del procurador para acusar a iraníes del atentado antisemita de 1994 en Buenos Aires. Stiuso es conocido como el espía más poderoso de Argentina y el propio Nisman lo citaba como un apoyo para investigar aquel atentado que dejó en Argentina 85 muertos y 300 heridos.

Fein dijo que está decidiendo con la jueza que lleva la causa el día, la hora y el lugar de la declaración de Stiuso, que como él pidió será en resguardo de la prensa. "Yo necesito ver qué relación tuvo (Stiuso) con el doctor Nisman", agregó la fiscal a cargo de la pesquisa.

Un comunicado de Fein indicó que Stiuso -espía desde 1972-, "recibió reiteradas" llamadas de Nisman el sábado en la noche antes de morir. Nisman, de 51 años, fue encontrado muerto en su apartamento de Buenos Aires el 18 de enero por un disparo en la cabeza con una pistola Bersa calibre 22 prestada por un colaborador.

Al día siguiente era esperado en el Congreso para explicar su denuncia contra Kirchner, el canciller Héctor Timerman y otros allegados al Gobierno a quienes acusó cuatro días antes de encubrir a los imputados iraníes del atentado contra la AMIA en beneficio de acuerdos comerciales con Teherán.

Diego Lagomarsino, el hombre que prestó el arma fue despedido hoy de su puesto de colaborador judicial, informó el portal oficial Infojus. El suicidio fue la primera hipótesis lanzada por la investigación aunque está catalogada como "muerte dudosa".

El caso que ha estremecido la política en Argentina develó una crisis de confianza de la población en sus instituciones. Un 70% sostiene que nunca se sabrá la verdad sobre la muerte de Nisman, indicó un sondeo de la consultora Management & Fit.

La fiscalía informó en un comunicado que una pericia confirmó el lunes que la bala que mató al fiscal ingresó por "a 3 centímetros por encima" de la oreja derecha. La fiscal espera obtener el miércoles los resultados del examen toxicológico practicado en sangre, orina y vísceras de Nisman, mientras en Salta, extremo norte de Argentina, se realizará una segunda prueba para determinar si había restos de pólvora en las manos del fiscal.

"Mi mayor anhelo es descubrir la verdad. No solo por mí sino por la tranquilidad de la ciudadanía de que se sepa qué hubo detrás de esto, si esto fue motivado, inducido, si fue una decisión propia o si hubo una tercera persona que provocó el disparo", indicó Fein a la Radio La Red.

Comunidad judía pide derogación

De otra parte, las principales organizaciones de la comunidad judía en Argentina exigieron hoy en que sea derogado el controversial acuerdo suscrito entre el Gobierno e Irán en 2013 por la investigación del atentado antijudío de 1994.

El acuerdo, firmado por la presidenta Cristina Kirchner, permitía interrogar a los supuestos involucrados del ataque a la sede de la AMIA, y fue rechazado en su momento por el fiscal de la causa Alberto Nisman y los dirigentes de la comunidad judía en Argentina, la mayor de América Latina, con unas 300 mil personas.

No obstante, tras la muerte del fiscal Nisman hace tres semanas, ésta es la primera vez que exigen su derogación en el Congreso. "La comunidad judía argentina, de la que somos sus legítimos representantes, exigimos al Poder Legislativo que proceda a derogar el Memorándum", dijo un comunicado de los representantes de la Federación de Comunidades Judías de Argentina.

El acuerdo, conocido como Memorándum de Entendimiento, jamás fue ratificado por Teherán, y según la denuncia de Nisman buscaba a cambio el beneficio de acuerdos comerciales, especialmente en petróleo, aunque el crudo iraní no sirve para ser procesado en Argentina.

La firma del memorándum fue denunciada como "inconstitucional" por la AMIA y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), y tensó las relaciones entre el gobierno de Kirchner y esta comunidad, buenas hasta entonces.

La DAIA y la AMIA, cuya sede fue blanco del atentado hace más de 20 años, anunciaron además que participarán en la marcha del 18 de febrero convocada por fiscales y jueces para pedir el esclarecimiento de la muerte de Nisman.

"Otorgamos nuestro apoyo ciudadano al Poder Judicial para el esclarecimiento de estos hechos que afectan y enlutan al país", agregó el comunicado divulgado por la Agencia Judía de Noticias (AJN).

El titular de la DAIA, Julio Schlosser dijo que "la muerte del fiscal y el esclarecimiento de las circunstancias que rodearon ese terrible hecho son una cuestión de Estado y de todos los argentinos". "Por lo tanto adherimos a una convocatoria muy clara: en silencio, sin consignas partidarias, por la memoria, la verdad y la justicia", indicó.

Líderes de la oposición política y de los movimientos sindicales también anunciaron su participación en la marcha, decisión que el gobierno tildó de oportunista por estar a meses de las presidenciales de octubre.