Detecta China presunto objeto de avión malasio

Pekín difundió este sábado una fotografía tomada, el 18 de marzo, por un satélite de un objeto flotante en el sur del océano Índico.
Foto difundida por CCTV  que muestra un objeto flotante  en el Océano Índico y que podría estar relacionado con el  vuelo MH370 de Malaysia Airlines.
Foto difundida por CCTV que muestra un objeto flotante en el Océano Índico y que podría estar relacionado con el vuelo MH370 de Malaysia Airlines. (AFP)

Australia

China detectó en el sur del océano Índico un objeto "sospechoso" que podría pertenecer al Boeing 777 de Malaysia Airlines, cuya búsqueda entró este sábado en su tercera semana.

Pekín difundió este sábado una fotografía tomada por un satélite de un objeto flotante en el sur del océano Índico, que podría pertenecer al vuelo MH370 que cubría la ruta entre Kuala Lumpur y la capital china y desapareció con 239 personas a bordo.

La foto, tomada el 18 de marzo, muestra un objeto de 22 metros de largo y 13 de ancho, según la administración estatal de ciencias, tecnologías e industrias de defensa.

Malasia avisó poco antes de que China tenía esas imágenes, y el ministro malasio de Transportes, Hishammuddin Hussein, dijo que Pekín "enviará buques para verificar" lo que hay.

El lugar donde fue localizado el objeto se encuentra a 120 km de otro punto del sur del océano Índico donde un satélite australiano localizó objetos igualmente sospechosos, según la agencia oficial Xinhua.

El jueves se desplegaron importantes medios aéreos y navales en un perímetro de 26 mil km2, a 2 mil 500 km al suroeste de la ciudad australiana de Perth, para recoger esos objetos detectados el 16 de marzo, de momento sin resultado.

El vuelo MH370 despareció de los radares poco después de despegar de Kuala Lumpur el 8 de marzo a las 00:41 horas (16:41 GMT del viernes) con destino a Pekín, con 227 pasajeros -de ellos 153 chinos- y 12 miembros de la tripulación.

Según las autoridades malasias, el avión fue desviado de su ruta y los sistemas de comunicación fueron cortados "deliberadamente".

Gracias a las imágenes satelitales se han delimitado dos corredores para las búsquedas, uno al norte, hacia Asia Central, y otro hacia el sur del océano Índico.

La mayoría de expertos cree que el avión está en el sur del Índico porque difícilmente podría haber sobrevolado China o las repúblicas centroasiáticas sin ser detectado.

Malasia y Australia muy prudentes

Después de varias falsas alertas, Malasia y Australia advirtieron que los objetos observados podrían no tener nada que ver con el vuelo MH370.

"Un objeto que flota en el mar desde hace tanto tiempo [...] puede haberse hundido hasta el fondo", advirtió el viceprimer ministro australiano, Warren Truss, que dijo también que el objeto localizado por el satélite puede ser un contenedor que se cayó de un buque.

El perímetro de búsqueda y el número de aparatos desplegados ha aumentado. Cuatro P-3 Orion australianos y neozelandeses, así como dos aviones comerciales de largo recorrido debían rastrear este sábado una zona de 26 mil km2.

También están movilizados dos buques mercantes, entre ellos el noruego "St Petersburg", y un buque de la Armada australiana, el "HMAS Success".

El responsable operativo de las búsquedas en el sur del océano Índico, John Young, dijo que ha "replanificado los rastreos para que los aviones vuelen a una altura suficientemente baja como para que un observador avezado pueda mirar por los ojos de buey".

El domingo se espera la llegada a la zona de dos aviones chinos, y otros aparatos japoneses acudirán a la zona el lunes y el martes.

Los familiares de los pasajeros chinos desaparecidos volvieron a manifestar su cólera este sábado en una reunión en Pekín con funcionarios malasios, hasta el punto que la policía tuvo que intervenir para contenerlos.

"El gobierno de Malasia nos está engañando, no se atreve a mirarnos a la cara, el gobierno malasio es el peor de los asesinos", dijeron algunos de los asistentes a la reunión.

Sarah Bajc, la novia de un pasajero estadounidense, Philip Wood, forma parte de quienes se niegan a creer en la muerte de sus allegados.

"Yo creo, y me parece que somos muchos los que lo pensamos, que los pasajeros están siendo retenidos contra su voluntad por una razón que ignoro", dijo al canal CNN.