Despiden a uno de los policías asesinados en Nueva York

Miles de personas rindieron homenaje en una iglesia neoyorquina a uno de los agentes asesinados la semana pasada, a la espera de las exequias que se llevarán a cabo el sábado.
El comisionado de la policía de Nueva York, William Bratton (c), llega a la ceremonia de hoy por el agente asesinado, Rafael Ramos
El comisionado de la policía de Nueva York, William Bratton (c), llega a la ceremonia de hoy por el agente asesinado, Rafael Ramos (AFP)

Nueva York

Miles de personas rindieron homenaje hoy en una iglesia de Nueva York a uno de los policías asesinados la semana pasada, en un acto previo a las exequias que se llevarán a cabo el sábado.

Una multitud, que incluía a decenas de policías, esperaron varias horas en fila ante la iglesia protestante de Cristo Tabernáculo, en el distrito de Queens, para asistir a la velación de Rafael Ramos, de 40 años.

Cubierto con la bandera verde, blanca y azul de la policía de Nueva York, el féretro fue cargado por seis uniformados al interior de la iglesia, mientras decenas de agentes hicieron la guardia de honor.

"Él era un hombre de gran fé", dijo el pastor Ralph Castillo. "Vamos a extrañarlo mucho", añadió. Casado y padre de dos niños, Ramos ingresó a la policía en 2012 y estaba a punto de convertirse en capellán.

El vicepresidente Joe Biden, el alcalde Bill de Blasio, el jefe de la Policía Bill Bratton y miles de agentes provenientes de todo Estados Unidos participarán de las exequias de Ramos el sábado por la mañana en esta misma iglesia. Además, se instalaron pantallas gigantes en el exterior del templo para todos aquellos que no podrán entrar.

Ramos fue asesinado el sábado por la tarde a sangre fría junto a su colega Wenjian Liu, de 32 años, cuando se encontraban en su coche patrulla estacionado frente a un conjunto de viviendas sociales en Brooklyn. El agresor, Isamaaiyl Brinsley, un hombre negro de 28 años y con antecedentes penales, se suicidó poco después del crimen en un andén del metro.

El hombre había explicado antes en las redes sociales que quería vengar la muerte de dos afroamericanos muertos a manos de policías blancos, que luego fueron absueltos provocando una ola de protestas contra la violencia policial hacia los negros en todo el país.