Desempleados de EU se quedan sin subsidio

A partir de ayer, un millón 300 mil estadunidenses que no tienen trabajo dejaron de recibir dinero de ayuda federal tras votación en el Congreso.
Además del fin de las asistencias laborales a escala federal, Obama tuvo que enfrentar en Hawaii reclamos contra su política exterior.
Además del fin de las asistencias laborales a escala federal, Obama tuvo que enfrentar en Hawaii reclamos contra su política exterior. (Carolyn Kaster/AP)

Washington

Un programa federal de emergencia del gobierno de Estados Unidos dejó de operar ayer, debido al voto de los republicanos en el Congreso, lo que provocó que 1.3 millones de personas pierdan sus beneficios de desempleo.

Antes de salir a su receso de invierno, en la segunda semana de este diciembre, los legisladores republicanos decidieron eliminar este programa, creado en 2008 para ofrecer 47 semanas de asistencia económica luego de que se agoten las 26 semanas de apoyos estatales para quienes perdieron su trabajo.

Los desempleados recibían del gobierno federal un promedio de mil 666 dólares, lo que terminó desde ayer para 1.3 millones de estadunidenses. Para finales de 2014, otros 3.6 millones de desempleados de largo plazo perderían igualmente este seguro.

Según el diario The New York Times, la suspensión del seguro de desempleo tendrá “ramificaciones de largo alcance para la economía”, debido a que recortará 300 mil posiciones del crecimiento que se estima tenga el mercado laboral en 2014 y sumergirá a muchos hogares en la pobreza.

El diario neoyorquino explicó que a partir de ayer solo uno de cuatro estadunidenses desempleado recibe asistencia federal, lo que representa la menor proporción de la población en medio siglo.

El fin del subsidio federal por desempleo asesta un segundo golpe a algunos de los segmentos más necesitados del país, a quienes hace un par de meses el Congreso recortó los cupones de alimentos.

De acuerdo con el grupo de estudio Economic Policy Institute, la proporción de trabajadores que han estado sin empleo por más de seis meses subió de 17.6 por ciento antes de la recesión, a más del 45.6 por ciento en el segundo trimestre de 2010, y allí se ha mantenido hasta ahora.

Congresistas demócratas, con el apoyo del presidente Barack Obama, han pugnado por reinstaurar el programa, pero los líderes republicanos han sugerido que considerarían una negociación solo en caso de que se contemple eliminar otros proyectos.

Los demócratas han prometido que en enero, cuando reanude sesiones el Congreso, introducirán proyectos de ley para restablecer el subsidio federal.

El Congreso ha aprobado once veces la extensión del subsidio federal por desempleo pero, con datos que documentan la mejoría económica, los republicanos han argumentado que el programa ya no se necesita y que cortarlo forzará a los desempleados a buscar activamente trabajo.

En su última rueda de prensa del año, Obama instó a los republicanos a trabajar con los demócratas con el objetivo de prorrogar las ayudas al menos por otros tres meses.

Durante la recesión entre diciembre de 2007 y julio de 2009, EU perdió casi 8.4 millones de puestos de trabajo.

Un estudio de la Oficina de Presupuestos del Congreso y otro del banco J.P. Morgan, indican que la terminación del programa podría deducir entre 0.2 y 0.4 puntos porcentuales del crecimiento de la actividad económica y que EU perderá en 2014 unos 240 mil empleos debido a la reducción de la demanda.

De medio tiempo - EFE

-El índice de desempleo en Estados Unidos alcanzó una cima en la llamada Gran Recesión de 10 por ciento en octubre de 2009, y desde entonces ha ido bajando lentamente a 7 por ciento en noviembre pasado. Según el gobierno del presidente Obama, el sector privado ha creado empleos por 45 meses consecutivos con un total de 8.1 millones de puestos de trabajo, 2.3 millones de ellos añadidos en los últimos 12 meses.

Pero una alta proporción de esos empleos nuevos son de tiempo parcial, sin beneficios como el seguro médico, el pago de horas extra o de licencia, empleos precarios que para muchas personas no compensan los gastos derivados de aceptar esos trabajos como el transporte, la vestimenta adecuada o el cuidado de los niños en la casa. “El desempleo ha bajado para todos los tipos de trabajadores pero sigue siendo inaceptablemente alto”, aceptó el presidente del consejo de asesores económicos de la Casa Blanca, Jason Furman, en declaraciones a la prensa.