Desembarcan en Italia la mitad de los 5,800 inmigrantes rescatados

Cerca de tres mil personas rescatadas en el Mediterráneo el fin de semana desembarcaron en las costas italianas, entre ellas un bebé que nació durante las operaciones de socorro.
En este video de la Guardia Costera puede verse la llegada de migrantes al puerto de Lampedusa, en Sicilia, tras una operación de rescate
En este video de la Guardia Costera puede verse la llegada de migrantes al puerto de Lampedusa, en Sicilia, tras una operación de rescate (AFP)

Roma

Cerca de tres mil de los casi seis mil inmigrantes rescatados el fin de semana en el Mediterráneo desembarcaron esta mañana en las costas italianas, entre ellos un bebé que nació durante las operaciones de socorro.

Este flujo sin antecedentes ha obligado a los servicios de salvataje marítimo, en su mayoría italianos, a redoblar esfuerzos. Se espera que Libia, de donde parte la mayor parte de estos migrantes, pueda intervenir de manera eficaz.

Al menos siete mil de éstos fueron detenidos en Libia cuando intentaban dirigirse hacia Europa por mar, indicó hoy un responsable, dependiente del gobierno paralelo instalado en Trípoli tras la toma de la capital en agosto de 2014 por parte de las milicias Fajr Libia (Amanecer de Libia). El gobierno libio reconocido por la comunidad internacional está instalado en el este del país.

Estos migrantes, la mayoría originarios de África, fueron detenidos en las costas libias o antes de embarcarse para dejar este país y fueron confinados en 16 centros de retención en la región de Trípoli, en Misrata, 200 km más al este de la capital, y en otros sectores, según la fuente.

Un primer grupo de 873 inmigrantes -entre ellos 103 mujeres y 52 niños- arribaron hoy al puerto de Pozzallo, en el extremo sur de Sicilia. Los inmigrantes, esencialmente somalíes y eritreos, serán luego transferidos tras ser identificados a los centros de acogida diseminados en toda la península, en Roma, Milán o Nápoles.

Un segundo grupo de unas 400 personas formado por somalíes y eritreos pero también por sirios llegó a bordo de un barco de los guardacostas italianos a Messina, en el norte de Sicilia. Otros dos barcos militares llegaron a media jornada de hoy cerca de 1,500 inmigrantes más.

La marina italiana anunció en Twitter, donde colgó una foto, el nacimiento durante las operaciones de socorro de una niña cuya madre fue rescatada por el barco "Bettica". Italia llamó hoy a la Unión Europea (UE) a tomar "medidas significativas" ante este enorme flujo de inmigrantes.

"La cumbre de la UE (en abril) finalmente confirmó el carácter europeo del problema de los migrantes en el Mediterráneo, pero ahora nosotros tenemos necesidad de medidas significativas", dijo el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, en una conversación telefónica con el comisario europeo encargado de la Inmigración, Dimitris Avramopoulous, según Roma.

Subrayando que "una urgencia europea no puede tener sólo respuestas italianas". Durante el fin de semana, más de 5,800 personas fueron socorridas en diversas operaciones de rescate en el Mediterráneo. Diez de esos inmigrantes fueron hallados muertos.

Ocho cadáveres fueron encontrados en dos barcos y dos hombres se ahogaron al tirarse al agua para subir cuanto antes a un barco que acudió al rescate, según los guardacostas, que no pudieron precisar la causa de los primeros decesos aunque recordaron que las condiciones en esas embarcaciones seguían siendo "extremas".

Este total de casi seis mil rescatados en el Mediterráneo es uno de los más altos de los últimos años, aunque no es un récord. El 12 y 13 de abril más de 6,600 inmigrantes fueron socorridos en dos días.

Más aviones y barcos en el mar

Frontex, la agencia europea encargada de la vigilancia de las fronteras exteriores del espacio Schengen, declaró hoy haber intensificado sus operaciones en el Mediterráneo tras la última llegada masiva del pasado fin de semana.

"Trabajamos para aumentar el número de barcos y de aviones. Solicitamos y obtuvimos la confirmación de los países europeos (...) para enviar unidades", declaró a AFP Ewa Moncure, portavoz de Frontex, cuya sede se encuentra en Varsovia.

Una decena de barcos operan actualmente en el Mediterráneo en el marco de la operación Tritón, dirigida por Frontex, mientras la agencia finaliza los trámites para enviar otros navíos que, sin embargo, "necesitarán un tiempo para llegar al lugar", agregó Moncure.

Tras la serie de naufragios que dejaron más de 1,200 muertos en abril, los dirigentes europeos reunidos de urgencia el 23 de abril decidieron reforzar la presencia de la UE en el Mediterráneo, triplicando el presupuesto de la operación europea Tritón, hasta entonces de tres millones de euros al mes.

Entre enero y abril de 2015, el número de llegadas por mar de inmigrantes a Italia ha rondado los 25 mil, como en 2014, pero el número de muertos y desaparecidos se ha multiplicado por 20, pasando de 96 a 1,780 según la Organización para las Migraciones Internacionales (OIM).

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, visitó el 27 de abril en un buque militar italiano la zona de Sicilia y habló de "una de las peores crisis humanitarias desde la segunda Guerra Mundial".