Descartan eximir a la infanta Cristina

La hermana del rey Felipe VI no será beneficiada con la “doctrina Botín”; Audiencia de Palma rechaza petición de la defensa para perdonar el cargo.
Cristina se tendrá que sentar en el banquillo de los acusados a partir del nueve de febrero próximo.
Cristina se tendrá que sentar en el banquillo de los acusados a partir del nueve de febrero próximo. (Ballesteros/EFE)

Madrid

La infanta Cristina de Borbón, hermana del rey de España Felipe VI, deberá seguir en el banquillo de los acusados por el llamado Caso Nóos, como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales cometidos por su marido, Iñaki Urdangarin, líder de la trama junto a su ex socio Diego Torres, y por lo que el colectivo ultraderechista Manos Limpias pide ocho años de cárcel para ella.

Esto luego de que la Audiencia de Palma rechazó la petición de la defensa y de la Fiscalía Anticorrupción de eximir a Cristina del juicio en aplicación de la llamada “doctrina Botín”, que presupone que en los casos de delito fiscal la acción popular no puede ejercer la acusación en solitario, como ocurre en este caso con Manos Limpias.

Como ocurrió en anteriores ocasiones, la Casa del Rey reiteró su “absoluto respeto a la independencia del poder judicial” tras saber que la hermana de Felipe VI continuará como acusada en el juicio.

En consecuencia, la infanta deberá sentarse en el banquillo de los acusados cuando se reanude el juicio a partir del 9 de febrero próximo.

Las tres magistradas que forman el tribunal aducen en su auto que la “doctrina Botín” no es aplicable en este caso porque los hechos concretos por los que Manos Limpias acusó a Cristina de Borbón fueron introducidos también en la causa por la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía del Estado, que la consideran únicamente responsable a título lucrativo.

En cambio, en el proceso contra el fallecido banquero Emilio Botín, los hechos que se le imputaban como presuntamente delictivos solo fueron imputados por la acusación popular porque el fiscal y el abogado del Estado no veían delito. Por tanto, concluyó la Audiencia, se estima que su conducta es perseguible y no cabe la absolución de la infanta.

Además, recuerdan las magistradas que el delito contra Hacienda, del que está acusada la infanta como cooperadora necesaria, entra dentro de estos delitos de naturaleza “difusa” y daña un bien colectivo, por lo que la Agencia Tributaria no es el “único perjudicado” y cabe, pues, la acción popular.

La decisión de la Audiencia de Palma no es recurrible, aunque las partes podrán volver a plantear las cuestiones previas ante el Tribunal Supremo una vez se haya dictado sentencia.

El 11 de junio del año pasado Felipe VI revocó a Cristina el título de duquesa de Palma de Mallorca del que disfrutaba desde 1997 por decisión del rey Juan Carlos, su padre.

La Fiscalía Anticorrupción solicita 19 años y medio de cárcel para Urdangarin y 16 y medio para Diego Torres por urdir y liderar una trama empresarial con la que lograron acceder de forma “directa e inmediata” a los fondos manejados por las administraciones públicas, eludir los requisitos exigidos por las normativas de contratación pública y desviar así hasta 6.2 millones de euros de las arcas públicas de los gobiernos de las Islas Baleares, Comunidad Valenciana y Madrid.