Desarrollan revestimiento de implantes bioactivo que tiene efecto antibacteriano

Sirve para aleaciones como las de titanio, que se usan para tejido óseo o de articulaciones.

Moscú

Un grupo de científicos rusos desarrolló una tecnología para obtener un revestimiento de implantes bioactivo con efecto antibacteriano que, según sus autores, permitirá reducir considerablemente el tiempo de recuperación de los pacientes.

"Se trata de un revestimiento bioactivo de tercera generación, que incluye elementos antibacterianos", dijo ayer el catedrático Yevgueni Levashov, uno de los jefes del grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Ciencia y Tecnología MISiS, que lleva a cabo el proyecto.

El científico y catedrático de ese centro de estudios agregó que el invento defiende el organismo de reacciones inflamatorias y permite evitar el rechazo de implantes, "con lo que se reduce hasta la mitad el periodo postoperatorio".

Explicó que uno de los principales problemas que obstaculizan la integración de los implantes con los tejidos vivos es el surgimiento de inflamaciones.

Según Levashov, la formación de colonias de bacterias y microorganismo micóticos crea en la superficie del implante una película de difícil eliminación con los tratamientos tradicionales.

La nueva tecnología ideada por los científicos de la MISiS consiste en tratar la superficie del implante mediante electroerosión con un electrodo especial, que contiene metal y aditamentos bioactivos y antibacterianos en determinadas proporciones.

Como resultado, explica Levashov, en el metal se forma un revestimiento que elimina las bacterias sin afectar las propiedades bioactivas y biocompatibles del implante.

Con esta nueva tecnología pueden ser tratadas distintas aleaciones de uso médico, como por ejemplo implantes de titanio para sustituir tejido óseo, dentales, para cirugía maxilofacial y de la columna vertebral, así como prótesis de articulaciones, es decir, que se someten a grandes cargas mecánicas.