Desaprobación de Bachelet sube de 20% a 32% en abril

El sismo en el norte de Chile y el incendio en Valparaíso dispararon doce puntos la imagen negativa de la presidencia de Chile en el segundo mes de su segunda etapa de gobierno, mientras los ...
Michelle Bachelet, durante su intervención hoy en la asamblea regional de la FAO en Santiago de Chile
Michelle Bachelet, durante su intervención hoy en la asamblea regional de la FAO en Santiago de Chile (EFE)

Santiago de Chile

La desaprobación de la presidenta chilena, Michelle Bachelet, subió de 20% a 32% en abril por la impaciencia de los afectados por un terremoto en el norte y un incendio en Valparaíso, indicó un sondeo. "La desaprobación de Bachelet se disparó 12 puntos, mostrando una ciudadanía bastante más polarizada que en el mes anterior (...) La desaprobación queda en 32%, alza que sí es significativa", indicó la encuesta de la consultora privada Adimark sobre el segundo mes de gobierno de la mandataria chilena.

En tanto, la aprobación de Bachelet, la primera mujer en asumir dos veces la presidencia de Chile, llegó a 53%, apenas un punto menos al 54% exhibido en marzo, pero nueve puntos por debajo del segundo mes de su primera presidencia (2006-2010). La consultora indicó que abril fue un mes 'complejo' para Bachelet por el terremoto de 8.2 grados del norte que dejó seis muertos y más de 2,600 casas inhabitables, y un incendio que afectó el puerto de Valparaíso (centro) que dejó quince muertos y destruyó 2,500 viviendas.

"El gobierno se comprometió a ayudar a las familias afectadas y nombró delegados ad-hoc. No obstante, tanto en Iquique como en Valparaíso las familias afectadas han protestado por la demora en la entrega de ayuda", explicó Adimark. Según el sondeo, el 61% de los encuestados aprobó la gestión de Bachelet frente al terremoto, mientras que un 64% indicó que "cuenta con capacidad para enfrentar situaciones de crisis".

En abril se produjo un "intenso debate" por la reforma tributaria que la presidenta Bachelet envió al Congreso, la medida más importante de su gobierno que pretende reunir 8,200 millones de dólares para hacer realidad una reforma educativa. El estudio se realizó a nivel nacional entre el 4 y el 30 de abril, a 1,171 hombres y mujeres mayores de 18 años, y con un margen de error de 2.9%, con un 95% de confianza.

De otra parte, los estudiantes universitarios y secundarios chilenos convocaron para este jueves una marcha en demanda de una enseñanza pública gratuita y de calidad, tras manifestar su escepticismo frente a las reformas anunciadas por el gobierno de Bachelet. Según manifestaron hoy sus dirigentes, la manifestación busca también reafirmar la autonomía del movimiento estudiantil chileno, movilizado desde el año 2011 bajo las banderas de gratuidad y calidad de la enseñanza, sobre la base de que la Educación "es un derecho y no un bien de consumo".

Esta primera movilización del año "será para recalcar la autonomía del movimiento estudiantil", afirmó a los periodistas Lorenza Soto, portavoz de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), uno de los colectivos convocantes de la marcha. El gobierno de Michelle Bachelet está comprometido con una reforma tributaria con la que busca aumentar en unos 8,200 millones de dólares anuales la recaudación fiscal, con la finalidad de introducir cambios de fondo en el sistema educativo y avanzar gradualmente hacia la gratuidad.

Tras haberse reunido un par de veces con el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, los dirigentes estudiantiles han destacado la ambigüedad de sus propuestas en puntos que para ellos son fundamentales, como la gratuidad, el fin del lucro y el fin de la administración municipal de la enseñanza básica y secundaria. "Esto no se va a resolver en su totalidad con un par de proyectos de ley ni con un año de reforma educacional", comentó Melissa Sepúlveda, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech).

En todo caso, los estudiantes no han desahuciado el diálogo con el gobierno: "El movimiento estudiantil no tiene miedo a la participación; se puede discutir, se puede debatir y marchar al mismo tiempo", sostuvo Naschla Aburman, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc). Los dirigentes estudiantiles hicieron votos para que la marcha del jueves, que pasará frente al Palacio de la Moneda, sede del Ejecutivo, sea pacífica y anunciaron que entregarán volantes explicativos en comercios, viviendas y colegios durante el trayecto.

"Que sea una marcha convocante, diversa, pero por sobre todas las cosas, que sea positiva y pacífica", subrayó Naschla Aburman. Lorena Fries, directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), anunció que habrá observadores del organismo para certificar el comportamiento de la policía y los manifestantes "antes, durante y después de la manifestación". "Vamos a estar en las comisarías y esperamos que no se desarrollen actos violentos", dijo Fries.

"Ojalá que las marchas vuelvan a ser como en 2011, cuando eran pacíficas y creativas", señaló en tanto Claudio Orrego, el intendente (gobernador) de la Región Metropolitana, que pidió a los estudiantes que aislen a los grupos de encapuchados que suelen provocar violencia y que, en su opinión, "están secuestrando el derecho a manifestarse".