Desaparición de libreros en Hong Kong enfrenta a China y el Reino Unido

La misteriosa desaparición de los libreros, críticos con el régimen comunista chino en la ex colonia británica fue abordada en la reunión de los cancilleres chino y británico, hoy en Pekín.
Un manifestante muestra una foto de Lee Bo, de 65 años, uno de los cinco libreros desaparecidos, el pasado 3 de enero
Un manifestante muestra una foto de Lee Bo, de 65 años, uno de los cinco libreros desaparecidos, el pasado 3 de enero (AFP)

Pekín

La misteriosa desaparición de libreros críticos con el régimen comunista chino en Hong Kong generó hoy diferencias en la reunión que los titulares de Asuntos Exteriores de China y el Reino Unido mantuvieron hoy en Pekín, eclipsando otras materias en la agenda.

El secretario de Exteriores británico, Philip Hammond, señaló, en una rueda de prensa posterior, que había tratado el tema con su homólogo chino, Wang Yi, y subrayó que el último de los desaparecidos (Lee Bo, en paradero desconocido desde la semana pasada) tiene pasaporte británico.

Wang, en cambio, aseguró que Lee era "en primer lugar y por encima de todo un ciudadano chino" y pidió que no se hicieran "acusaciones sin fundamento" respecto al caso, en el que existen sospechas de que los libreros han sido detenidos ilegalmente por Pekín, violando la autonomía de Hong Kong.

El ministro de Exteriores chino no quiso responder si los desaparecidos están detenidos pero aseguró que Pekín mantendrá su política actual en Hong Kong. "Continuaremos aplicando los principios de 'un país dos sistemas' para que los hongkoneses administren Hong Kong y tengan un alto grado de autonomía", afirmó.

Con anterioridad, un comunicado de la Embajada del Reino Unido en Pekín mostró su "profunda preocupación" por las desapariciones y pidió a las autoridades de China y Hong Kong (que en 1997 dejó de estar bajo soberanía británica para volver a la china) que garantizaran la libertad de medios y los editores en su ex colonia.

Libros sobre política china

Los cinco desaparecidos tienen relación con la librería Causeway Books, especializada con libros sobre la política china que están prohibidos en la parte continental pero no en Hong Kong, donde no pesa la misma censura que en el resto del país.

Además de con Lee, se perdió el contacto hace dos meses con el editor Gui Minhai (con pasaporte sueco), el gerente general del establecimiento, Lu Bo, el principal gestor del negocio, Lin Rongji, y un empleado, Zhang Zhiping.

Las misteriosas desapariciones han despertado en Hong Kong el temor a que las autoridades chinas, que en principio no tienen competencia para practicar detenciones en la ex colonia, hayan utilizado agentes clandestinos para arrestar a los cinco libreros.

La esposa de Lee Bo aseguró hoy que su marido se puso en contacto desde China con un amigo suyo, por lo que ha retirado la denuncia por desaparición que había presentado en la Policía de Hong Kong, pero sigue sin estar claro su repentina marcha de la ciudad y por qué sigue en paradero desconocido.

Así ha informado hoy el diario independiente South China Morning Post (SCMP), que recoge las declaraciones de la mujer del librero -que trabajaba en Causeway Books, donde se pueden comprar biografías sobre líderes del Partido Comunista prohibidas en China- en las que asegura que su marido se puso en contacto con un amigo.

Además, la agencia estatal taiwanesa Central News Agency publicó el lunes una carta manuscrita, supuestamente por Lee Bo, y enviada por fax a uno de sus compañeros de Causeway Books (otros cuatro miembros de esta librería también están desaparecidos).

En la carta, fechada del pasado domingo, escribe que fue a China "por su cuenta" y que actualmente está trabajando en una investigación que "puede llevar un tiempo", y que tuvo que manejar el asunto de manera "urgente" para evitar que desconocidos supieran de ello. Además, asegura que está "muy bien" y que "todo transcurre con normalidad", por lo que pide a los trabajadores de Causeway Books que sigan llevando la librería de manera habitual.

Hace unos días, la esposa de Lee declaró a un medio local que la noche que desapareció su marido le llamó desde Shenzhen (sur de China, ciudad vecina a Hong Kong) para decirle que estaba ayudando en una investigación relacionada con las otras desapariciones, y que no le esperara pronto.

Sin embargo, según el diario oficial chino Global Times, el Departamento de Inmigración de Hong Kong no tiene constancia de que Lee Bo dejara la ciudad y el Buró de Seguridad Pública de Shenzhen dijo a ese medio que "no tenía conocimiento del caso".

Antes de estos hechos, la oposición hongkonesa mostró sus sospechas de que la desaparición de Lee Bo y los otros cuatro libreros hubiera sido maquinada por Pekín, y que las habrían llevado a cabo agentes clandestinos ya que el gobierno del Partido Comunista no tiene autoridad para practicar detenciones en Hong Kong.

A pesar de la retirada de la denuncia y la supuesta carta de Lee Bo, el portavoz de la policía hongkonesa de la investigación ha asegurado que seguirán con ella para aclarar los hechos.

A estos confusos hechos se suman las declaraciones del legislador hongkonés y abogado de derechos humanos Albert Ho, quien explicó que los cinco libreros estaban preparando un libro sobre la vida amorosa del presidente chino, Xi Jinping, en concreto sobre una novia que habría tenido hace años, un hecho que vinculó con las desapariciones.

Xi ordenó una intensa campaña para castigar la corrupción y el "hedonismo" dentro del Partido Comunista, lo que incluye "excesos" en la vida sentimental de los miembros del partido, algunos publicados en las obras que la librería Causeway Books vende y que están prohibidos en China.