Desalojan centro comercial de Bangkok por manifestantes antigolpe

Varios miles de soldados y policías han sido desplegados este domingo en la capital de Tailandia para abortar las manifestaciones convocadas contra el golpe de Estado.
Soldados tailandeses patrullan en la zona de Ratchaprasong en Bangkok
Soldados tailandeses patrullan en la zona de Ratchaprasong en Bangkok (AFP)

Bangkok

Numerosos soldados y policías han desalojado un popular centro comercial de Bangkok para disolver una protesta pacífica contra el golpe de Estado del 22 de mayo, en una de las varias manifestaciones que se llevan a cabo hoy. Los manifestantes empezaron a congregarse en el exterior de Terminal 21 pasado el mediodía, con eslóganes y utilizando el mismo signo de la película Los Juegos del Hambre, el de los tres dedos medios estirados de la mano izquierda y el brazo levantado, para honrar la democracia.

En poco tiempo, decenas de uniformados avanzaron por la zona para dispersar las manifestación y ordenar la clausura del centro comercial. Varios miles de soldados y policías han sido desplegados este domingo en Bangkok para abortar las manifestaciones convocadas contra el golpe de Estado. Las "zonas rojas" son la intersección de Ratchaprasong, el Monumento a la Victoria, el Monumento a la Democracia, el Monumento al rey Taksin, la Plaza Seacon, Srinakharin, Central Bang Na, la intersección Theprarak y el Monumento Laksi.

Las asambleas públicas de más de cinco personas están prohibidas en Tailandia. Las autoridades han conseguido impedir las protestas de los antigolpe desde el jueves con fuerte presencia militar, controles, cortes de calles y otras acciones como las adoptadas para hoy. El jefe del Ejército de Tailandia, Prayuth Chon-ocha, anunció el viernes pasado una hoja de ruta para restablecer la democracia que empieza con dos o tres meses de programa de reconciliación, siguen doce meses para reformar el sistema político y gestar una nueva Constitución y, por último, elecciones.

"Nada de lo que he destacado sucederá si no cesan las manifestaciones políticas", advirtió el general. Tailandia arrastra una grave crisis política desde el golpe de Estado incruento que depuso el Gobierno de Thaksin Shinawatra en 2006. Desde entonces, los detractores y seguidores de Thaksin han salido a las calles para derribar al Ejecutivo de turno. La intervención de Prayuth se produjo después de meses de manifestaciones antigubernamentales que causaron 28 muertos y más de 800 heridos.