Derribo de vuelo MH17 en Ucrania pudo ser "error", dice funcionario de EU

Funcionarios de inteligencia responsabilizaron a los separatistas prorrusos "mal entrenados" que habrían lanzado un misil tierra-aire SA-11, mientras los primeros restos de las víctimas llegarán ...
Miles de seguidores de los equipos de futbol Dinamo Kiev, FC Karpaty Lviv y Shakhtar Donetsk marchan por la unidad de Ucrania en Lviv
Miles de seguidores de los equipos de futbol Dinamo Kiev, FC Karpaty Lviv y Shakhtar Donetsk marchan por la unidad de Ucrania en Lviv (AFP)

Washington

El vuelo MH17 de Malasya Airlines pudo haber sido derribado "por error" por separatistas prorrusos mal entrenados en el este de Ucrania, dijeron hoy funcionarios de inteligencia estadunidenses, que descalificaron las alegaciones de Moscú sobre una presunta responsabilidad de Kiev en el incidente.

Las pruebas reunidas hasta el momento sugieren que los separatistas prorrusos lanzaron un misil tierra-aire SA-11 que impactó en el avión comercial malasio, pero aún no estaba claro "quién lo disparó", dijo un alto funcionario de inteligencia que pidió no ser identificado.

De otra parte, los primeros restos de los pasajeros del avión derribado en el este de Ucrania, que llegaron hoy a territorio controlado por Kiev, serán trasladados el miércoles a Holanda, al tiempo que la Unión Europea anunció que impondrá nuevas sanciones contra Rusia.

Los insurgentes que controlan la zona en la que se estrelló el avión malasio el pasado jueves dejaron salir el tren frigorífico con los cuerpos que llegaron a la ciudad de Jarkov, permitiendo así a las víctimas iniciar su largo viaje de regreso a casa. Según un jefe de los separatistas, 282 cuerpos de los 298 viajeros del avión malasio fueron encontrados, así como numerosos restos mortales de otras 16 víctimas.

Los primeros restos mortales serán trasladados por avión el miércoles a Holanda, el país del que eran ciudadanos 193 de las 298 víctimas. Holanda, que declaró día nacional de luto el miércoles en honor de las víctimas holandesas, podría liderar una investigación internacional para esclarecer lo ocurrido.

Pero este será solo el inicio de una compleja investigación. El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha advertido que la identificación de los cuerpos en sí podría tardar meses. Los separatistas prorrusos, señalados por Estados Unidos como principales sospechosos del derribo del avión, posiblemente con un misil suministrado por Moscú, también accedieron a devolver las cajas negras, casi cinco días después de la catástrofe.

Asimismo, las cajas negras del vuelo MH17 de Malaysia Airlines fueron entregadas a los investigadores holandeses, quienes dirigirán la investigación internacional, anunció el ministerio holandés de Relaciones exteriores. "Las cajas negras del vuelo MH17 fueron entregadas a los investigadores holandeses de la Oficina para la seguridad (OVV) por los expertos malasios", indicó el ministerio en un comunicado.

Estas cajas graban las conversaciones en cabina y los datos técnicos del vuelo, pero es poco probable que den informaciones que permitan identificar el origen del disparo que derribó el avión.

La entrega de los cuerpos por parte de los separatistas coincide con la reunión en Bruselas de los ministros de Exteriores de la Unión Europea, que estudia nuevas sanciones contra Rusia por su respaldo a los separatistas en la ex república soviética. La Unión Europea (UE) publicará el jueves nuevas sanciones contra entidades y personalidades rusas, anunció hoy la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

La UE ha decidido "acelerar la preparación de las sanciones decididas la semana pasada" en Bruselas por los jefes de Estado y de gobierno de la UE, declaró Ashton, precisando que la lista se dará a conocer el jueves.

Ashton indicó que la lista incluirá "entidadades y personas, incluyendo de la Federación Rusa", por suministrar "material o apoyo financiero" a aquellos responsables de la anexión en marzo de la península ucraniana de Crimea y de desestabilizar el este de ese país, donde fue derribado el avión de Malaysian Airlines.

Más que nunca en el blanco de la UE y acusada por Estados Unidos de suministrar el misil que presuntamente derribó el avión, Rusia aseguró sin embargo durante el día su voluntad de ayudar en la investigación. El presidente ruso, Vladimir Putin, aseguró que "hará todo lo que está en su poder para que se desarrolle una investigación completa, que implique a todas las partes, en profundidad y transparente".

"Nos piden ejercer presión sobre los rebeldes. Haremos, por supuesto, todo lo que esté en nuestro poder, lo repito, pero eso no bastará", añadió y volvió a acusar a Ucrania de poner en peligro la labor de los investigadores con sus ataques. En el terreno, las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos, en lucha desde hace tres meses, declararon un alto el fuego en la zona del siniestro, pero los combates continuaban a poca distancia.

Kiev anunció haber alzado la bandera nacional en el ayuntamiento de Severodonestk, ciudad de 110 mil habitantes, a un centenar de kilómetros del bastión separatista Lugansk, retomada a los insurgentes. La administración regional de Lugansk anunció la muerte de cinco civiles en las últimas 24 horas y el ejército ucraniano indicó que perdió a trece soldados.

Los ruidos de artillería también resonaron en Donetsk, donde un combatiente, que no quiso dar su nombre indicó: "¡Están disparando a los civiles! ¡Estos son ucranianos! Se han convertido en animales salvajes." Un responsable de seguridad en Kiev aseguró además que Rusia había desplegado a más de 40 mil soldados a lo largo de su frontera durante la semana, así como centenares de piezas de armamento pesado.

La tregua en los alrededores de la zona del siniestro debería al menos facilitar la labor de los investigadores internacionales, aunque el primer ministro australiano, Tony Abbott, denunció que el lugar de la catástrofe ha sido alterado "a escala industrial" en un "intento de esconder pruebas" de la catástrofe, en la que murieron 28 australianos.

La IATA, la organización que agrupa al conjunto de las compañías aéreas del mundo, denunció por su parte un "crimen odioso" por el derribo del avión. Ucrania llamó a todos los países que tienen a sus ciudadanos entre las víctimas a enviar a policías a la zona para preservar la "inviolabilidad" del lugar y participar en la investigación.