Departamento de Estado difunde los polémicos emails de Hillary Clinton

Los correos electrónicos, además de revelar más datos sobre el ataque al consuldado de EU en Bengasi, Libia, en 2012, son polémicos al haber sido redactados desde un servicio de mensajería privado ...
Hillary Clinton, en un momento de descanso en la plaza Moo de Derry, New Hampshire
Hillary Clinton, en un momento de descanso en la plaza Moo de Derry, New Hampshire (AFP)

Washington

El departamento de Estado hizo pública hoy una parte de las decenas de miles de emails de su ex secretaria de Estado y aspirante a la candidatura demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, que levantan el velo sobre un ataque antiestadunidense en Bengasi, Libia, en 2012.

Los correos electrónicos de Clinton, del tiempo en que ella comandaba la diplomacia estadunidense (enero 2009-febrero 2013), alimentan desde hace semanas una polémica en Washington debido a que fueron redactados desde un servicio de mensajería privado y no de una cuenta gubernamental como lo marcan las reglas.

La portavoz del Departamento de Estado Marie Harf dijo que la publicación consistiría en 296 emails, de entre los más de 30 mil que manejó Clinton en ese período. Los correos ya fueron entregados a una comisión del Congreso que investiga el ataque de 2012 a la misión de EU en Bengasi, Libia, en la que murieron el embajador Christopher Stevens y otros tres estadunidenses.

"Estos documentos abarcan un período de dos años entre el 1 de enero de 2011 hasta el 31 de diciembre de 2012 y se refieren a la seguridad y a los ataques a las instalaciones del consulado en Bengasi y a la presencia diplomática en Libia", señaló Harf en un comunicado.

"Los emails que hicimos públicos hoy no cambian los hechos esenciales ni nuestra comprensión de los acontecimientos antes, durante o después de los ataques", añadió Harf.

La polémica comenzó con la investigación de la responsabilidad sobre el ataque. La administración del presidente Barack Obama la atribuyó en un primer momento a una manifestación "espontánea" de musulmanes airados en Bengasi, antes de reconocer que se trataba de un atentado "terrorista" islamista.

Un juez ordenó esta semana al departamento de Estado que ordenara de inmediato la publicación de todos los correos, paulatinamente y no de golpe a partir de enero de 2016, como estaba previsto. Clinton solicitó a su ex administración que actuara lo más rápido posible.

En un primer momento el Departamento de Estado propuso terminar de publicar las comunicaciones de Clinton hasta enero, cuando el país comienza a decidir quiénes serán finalmente los candidatos para las elecciones presidenciales de noviembre de 2016. Según adujo, la demora se debe a que la documentación oficial debe ser procesada para que pueda ser de público acceso.

La publicación de los documentos fue decidida por orden judicial. Clinton, contraviniendo las disposiciones oficiales, no hizo entrega de los documentos al archivo nacional. Al ser instada a entregar todos los mensajes relacionados con las funciones ejercidas, entregó 30 mil correos, preclasificados por sus propios equipos.

La precandidata aseguró sin embargo esta semana que quiere que las correspondencias sean publicadas cuanto antes para poner fin a esta controversia. HillaryClinton no es la única política estadounidense que se ve salpicada por este cuestionamiento.

Se ha dicho que el posible candidato presidencial por el Partido Republicano Jeb Bush también utilizó una cuenta de mail privada para fines públicos cuando era gobernador de Florida. La misma denuncia pesa contra el ex secretario de Estado Colin Powell.

La oposición republicana ha criticado duramente la gestión de esta crisis por parte de la entonces secretaria de Estado y ahora precandidata demócrata a la Casa Blanca en 2016, especialmente por las declaraciones iniciales que atribuían el ataque a una muchedumbre que protestaba por un video que hacía mofa del profeta Mahoma.

Entre los 296 correos electrónicos hechos públicos hoy, se encuentran los mensajes que Clinton intercambió con Sidney Blumenthal, uno de sus antiguos asesores, en los que este vincula el ataque del consulado en Bengasi a una protesta, para posteriormente rectificar y atribuir el ataque a un atentado terrorista.

La opinión de Blumenthal, que por aquel entonces tenía intereses económicos en Libia, fue compartida entre altos funcionarios de Estado, pese a que el ex asesor no trabajaba para la diplomacia estadunidense.

Clinton, que acaba de iniciar su carrera para proclamarse candidata presidencial demócrata para las elecciones de 2016, podría verse obligada a testificar de nuevo en el Congreso para explicar como actuó tras el ataque al consulado de Bengasi.

La bancada republicana en la Cámara de Representantes quiere que la ex secretaria de Estado testifique, algo a lo que Clinton ha accedido, siempre y cuando se pacten las condiciones de la comparecencia.

Algunos republicanos consideran que el gobierno del presidente de EU, Barack Obama, intentó restar trascendencia al ataque a pocos meses de las elecciones presidenciales de noviembre de 2012, en las que el mandatario se jugaba la reelección.