Denuncian que prorrusos disparan contra fuerzas especiales ucranianas

Avákov anunció esta mañana el lanzamiento de una operación antiterrorista en Slavianks con la participación de unidades de todas las ramas de las fuerzas armadas del país.

Donetsk (Ucrania)

El ministro del Interior de Ucrania, Arsén Avákov, denunció hoy que separatista prorrusos han disparado contra las fuerzas especiales ucranianas que llevan a cabo una operación antiterrorista en la ciudad de Slaviansk, en el sureste del país.

"Avisad a los civiles que abandonen el centro de la ciudad, que no salgan de sus pisos y no se acerquen a las ventanas. Los separatistas, sin decir palabra, abrieron fuego contra efectivos de las fuerza especiales, escribió Avákov en su página de Facebook.

Varios medios han informado de que oyen tiros en la ciudad, donde ayer activistas prorrusos armados tomaron la comisaría de Policía e izaron la bandera rusa en el Ayuntamiento.

Según la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti, helicópteros sobrevuelan la ciudad.

Avákov anunció esta mañana el lanzamiento de una operación antiterrorista en Slavianks con la participación de unidades de todas las ramas de las fuerzas armadas del país.

El anuncio del titular de Interior se produjo tras la reunión de urgencia que mantuvo anoche el Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania para hacer frente a la crisis en las regiones surorientales del país, de mayoría rusohablante.

La situación es especialmente grave en la región de Donetsk, a la que pertenece administrativamente Slaviansk, de casi 120.000 habitantes.

En la cabecera regional, la ciudad de Donetsk, activistas prorrusos, que desde hace una semana tienen en su poder la sede del Gobierno regional, tomaron ayer las dependencias del Departamento Regional del Ministerio del Interior.

El ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Andréi Deschitsa, exigió ayer a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, que Moscú ponga fin a las provocaciones de sus agentes en las regiones orientales ucranianas.

Según Kiev, estas provocaciones tienen como objetivo frustrar la reunión que tiene previsto celebrar en Ginebra el próximo día 17 los jefes de las diplomacias de Ucrania, Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos para tratar la crisis ucraniana.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, advirtió ayer a Moscú de que habrá "consecuencias adicionales" si Rusia no actúa para rebajar la tensión en el este de Ucrania.

En una conversación telefónica con Lavrov, Kerry expresó su "gran preocupación" de que los ataques de militantes armados en el este de Ucrania estuvieran "orquestados y sincronizados, de forma similar a ataques anteriores en el este de Ucrania y en Crimea", indicó una fuente del Departamento de Estado.