Denuncia AI a Estados Unidos de ataques ilegales con “drones” en Pakistán

La organización documenta decenas de matanzas en el área tribal de Waziristán, en el noroeste paquistaní, la más afectada por ese tipo de ofensivas.

Londres

Amnistía Internacional (AI) acusó hoy a Estados Unidos de llevar a cabo en Pakistán ataques ilegales con aviones no tripulados ("drones") que en algunos casos pueden suponer "crímenes de guerra".

En un exhaustivo informe titulado "¿Seré yo el próximo?. Ataques con 'drones' de EU en Pakistán", la organización documenta decenas de matanzas en el área tribal de Waziristán, en el noroeste paquistaní, la más afectada por ese tipo de ofensivas.

AI revisó 45 ataques efectuados entre enero de 2012 y agosto de 2013 y, entre otras, constató "la falta de transparencia" del Gobierno estadounidense en torno a ese tipo de operaciones.

"El secretismo que rodea sus programas de 'drones' (también llamados "zánganos" en español) da a la Administración de Estados Unidos licencia para matar fuera del alcance de los tribunales o de los estándares básicos de la legislación internacional", declaró el investigador de Amnistía Mustafa Qadri.

"Es hora de que EU sea transparente sobre su programa y lleve a los responsables de las violaciones ante la justicia", afirma en un comunicado.

Amnistía señala que las víctimas de estos ataques con "zánganos", a menudo civiles inocentes, no pueden aspirar a reclamar reparación si los Estados Unidos "ni siquiera reconocen su responsabilidad por cada uno de los ataques".

En su informe, AI revela que, en las ofensivas estudiadas, algunas de las víctimas fueron una abuela de 68 años, Mamana Bibi, que fue asesinada mientras recogía hortalizas rodeada de sus nietos, o 18 jornaleros, entre ellos uno de 14 años, que murieron cuando se reunían para comer tras un día de trabajo.

Aunque EU mantiene que los muertos eran "terroristas", AI asegura que las víctimas no eran combatientes ni suponían una amenaza.

"No hay justificación para estas matanzas", subraya Qadri, quien señala que, aunque "hay amenazas verdaderas para EU y sus aliados en la región y los ataques con 'drones' podrían ser legales en algunas circunstancias", no lo fueron en estos casos.

Amnistía critica que aún no se haya materializado la promesa hecha por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en mayo de 2013 de ser más transparente respecto al uso de aviones no tripulados.

"Este secretismo ha permitido a EU actuar con impunidad y evitar que las víctimas reciban justicia o compensación", afirma el investigador de AI, que recuerda que ningún cargo estadounidense ha sido jamás procesado por matanzas ilegales con aviones "zángano".

Amnistía denuncia que los habitantes de esas áreas tribales viven en temor constante de los ataques por aire y también de los ajustes de cuentas de los combatientes talibanes, que castigan a quienes perciben como sospechosos de colaborar con el enemigo.

Aunque el Gobierno de Pakistán se opone oficialmente al programa estadounidense de "drones", AI denuncia que cargos o instituciones paquistaníes y de países como Australia, Alemania y el Reino Unido podrían colaborar con la Administración estadounidense.

Además pide a estos países que dejen de asistir en ataques "y otros abusos" que pueden constituir violaciones de los derechos humanos y a Pakistán que garantice a las víctimas el acceso a la justicia y otros remedios.