Demócratas cambian reglas en el Senado de EU para evadir bloqueos republicanos

El presidente Obama mostró su apoyo al cambio en las normas, por el que ya no será necesaria una mayoría de 60 de los 100 senadores para aprobar la mayoría de nombramientos.
El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, observa el gráfico del "filibusterismo" con varios presidentes de EU
El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, observa el gráfico del "filibusterismo" con varios presidentes de EU (AFP )

Washington

La mayoría demócrata en el Senado estadunidense, exasperada por la obstrucción sistemática de la oposición republicana, el llamado "filibusterismo", adoptó hoy un cambio de sus reglas internas, la llamada "opción nuclear", que debería poner fin a décadas de maniobras de bloqueo parlamentario. El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, cumplió hoy su amenaza de recurrir a la "opción nuclear" si no se desbloqueaban las nominaciones pendientes de tres jueces.

Al contrario de la práctica común en los parlamentos alrededor del mundo, el Senado del Congreso estadunidense le otorga amplios poderes a la oposición, para favorecer la consecución de acuerdos. En la práctica, la mayoría simple nunca es suficiente para aprobar una ley o confirmar una candidatura presidencial para algún cargo, para lo cual se necesita una mayoría calificada de 60 de los 100 senadores. Los demócratas cuentan con 55 senadores, lo que permite a los republicanos usar sistemáticamente los bloqueos, sobre todo para poner trabas a las candidatos nominados por el presidente Barack Obama para diversos cargos.

Según el senador Harry Reid, jefe de la mayoría demócrata, el nivel de obstrucción ha llegado a niveles sin precedente: de 168 nominaciones presidenciales que han sido bloqueadas en la historia del Senado, 82 de ellas lo han sido durante la presidencia de Obama, que llegó a la Casa Blanca en 2009. El cambio adoptado hoy por 52 votos contra 48, disminuye de 60 a 51 los votos necesarios para confirmar a los candidatos a puestos ejecutivos, como ministerios o la presidencia del banco central.

Queda sin cambios la necesidad de una mayoría calificada de 60 votos para confirmar a los jueces de la Corte Suprema y para aprobar leyes. "El Senado de Estados Unidos nunca malgastó tanto tiempo por los obstáculos y la obstrucción partidista", alegó Reid. De su lado, los republicanos no ocultaron su irritación. "Esta es otra maniobra política de la mayoría demócrata para hacer lo que le plazca", denunció el senador Lamar Alexander.

Mientras, el presidente Obama dijo que apoya el cambio aprobado hoy como medida para frenar la obstrucción "sin precedentes" practicada sobre todo por los republicanos. "El patrón de obstrucción de hoy en día no es normal y no podemos dejar que se convierta en algo normal", subrayó durante una comparecencia en la Casa Blanca el presidente, para quien "una simple mayoría" en el Senado, controlado actualmente por los demócratas, "ya no parece ser suficiente para nada".

Obama denunció la "frustración" del pueblo estadunidense con la inacción del Congreso, así como el "abuso" por parte de algunos senadores de tácticas de bloqueo para impedir la aprobación de medidas económicas o relacionadas con un mayor control de las armas de fuego. "Lo que solía ser un uso esporádico del filibusterismo está completamente fuera de control", afirmó el mandatario. La mayoría de los senadores "creen lo que yo creo, que ya es suficiente", agregó Obama al resaltar que "el servicio público no es un juego, es un privilegio".

Según Obama, los republicanos realizaran esas maniobras de bloqueo en el Senado porque "se oponen a políticas por las que los estadunidenses han votado".