Demócratas arrebatan gobernación de Pensilvania a los republicanos

El demócrata Tom Wolf, que pidió el apoyo de Obama en su campaña, logró imponerse en los comicios al que ha sido el gobernador los últimos cuatro años, el republicano Tom Corbett.
Tom Wolf (d), con el presidente Obama en un acto electoral en Filadelfia el pasado domingo
Tom Wolf (d), con el presidente Obama en un acto electoral en Filadelfia el pasado domingo (AFP)

Washington

Los demócratas le arrebataron hoy a los republicanos la Gobernación del estado de Pensilvania (EU), en unos comicios en los que los pronósticos son altamente favorables a los conservadores. El demócrata Tom Wolf venció al gobernador actual de ese estado, el republicano Tom Corbett, quien apenas llevaba cuatro años al frente de Pensilvania.

Wolf fue uno de los pocos demócratas que quiso contar con el apoyo del presidente Barack Obama para su campaña, en la que el mandatario participó el pasado fin de semana en Filadelfia, mientras el exitoso gobernador republicano por Nueva Jersey, Chris Christie, apoyaba a Corbett.

Junto a Pensilvania, los demócratas también conservan la Gobernación de Nuevo Hampshire de la mano de Maggie Hassan, que se enfrentaba al republicano Walt Havenstein, así como la de Nueva York, en la que Andrew Cuomo fue reelegido sin problemas. Una de las batallas más apretadas, es la de Florida, donde el demócrata Charlie Crist intenta ocupar el cargo del gobernador actual, el republicano Rick Scott.

Hacer un buen papel en los ejecutivos estatales, algo fundamental para allanar el camino de las próximas presidenciales de 2016, es una de las grandes esperanzas de los demócratas, que previsiblemente perderán hoy la mayoría en el Senado, según apuntan todos los pronósticos.

A falta de que cierren los colegios electorales en casi la mitad del país debido a la diferencia horaria, los conservadores ya se han hecho con tres asientos de los seis que necesitan para controlar la Cámara alta: Virginia Occidental, Dakota del Sur y Arkansas.

En las elecciones de este martes se renueva toda la Cámara de Representantes (en la que los republicanos podrían ampliar su mayoría), un tercio del Senado (donde los republicanos sólo necesitan seis escaños para tomar el control) y 36 puestos de gobernador estatal.

Un total de 206 millones de estadunidenses conforman el electorado de estas legislativas, según los últimos datos de la Oficina del Censo, de los cuales sólo 145 millones están registrados para votar.