Deja 23 muertos ola de ataques en Irak

Más de seis mil personas han muerto en Irak durante 2013, según estadísticas del gobierno y de seguridad
Atentados en Irak dejan 23 muertos
Atentados en Irak dejan 23 muertos (EFE)

Múltiples ataques en Irak dejaron al menos 23 personas muertas, la mitad de ellas eran agentes de seguridad, y otras 23 resultaron heridas, informaron hoy fuentes de la policía iraquí.

Los atacantes suicidas lanzaron dos ataques separados contra los funcionarios de seguridad cerca de Ramadi, capital de la provincia occidental de Anbar.

El primer ataque tuvo lugar cuando un vehículo fue detonado en las inmediaciones de la comisaría de Jowaiba, en el área de Habaniyah, unos 110 kilómetros al oeste de la capital iraquí de Bagdad.

Inmediatamente después de la explosión, dos terroristas suicidas que habían intentado entrar en la comisaría detonaron sus chalecos explosivos en la entrada del edificio, matando a cuatro policías y dejando otros 12 heridos.

Otro terrorista suicida activo los explosivos adosados a su cuerpo en la entrada de otra comisaría en el noroeste de Ramadi y, al mismo tiempo, recibió disparos de individuos no identificados, matando a al menos tres policías y dejando a otros ocho heridos.

La violencia en la capital iraquí dejó ocho muertos, cinco de ellos eran miembros de una familia sunita, que fue asesinada en su casa en el norte de Bagdad, mientras en el sur dos civiles fallecieron y otros tres resultaron heridos por la explosión de una bomba.

En Bayaa, otro distrito de mayoría chiita en el sur de la capital, hombres armados abrieron fuego en una terminal de autobuses, matando a una persona e hiriendo a tres.

Un proyectil de mortero mató a dos personas e hirió a cuatro en la zona de mayoría sunita de Jubbor, al sur de Bagdad.

En tanto, fueron encontraron 14 cadáveres con impactos de bala en los barrios sunita de Dura y Shuala de predominio chiita, aunque no está claro cuándo se produjeron estos decesos.

Al menos cuatro personas murieron y otras 12 resultaron heridas en tiroteos y atentados con bomba registrados por separado, incluyendo un ataque suicida en el este de la provincia iraquí de Diyala, aseguró una fuente de la policía provincial.

Una bomba colocada en un camino estalló al paso de una patrulla del ejército iraquí en la ciudad occidental de Qaim, en la frontera entre Irak y Siria. Un soldado murió y otro resultó herido.

Más de seis mil personas han muerto en Irak durante 2013, según estadísticas del gobierno y de seguridad, en el peor año de violencia desde los enfrentamientos sectarios en 2008.

El aumento de la violencia es a menudo considerado, en parte, como un efecto de la guerra en la vecina Siria, conflicto que cumple más de dos años y ocho meses, además de la profunda división entre chiitas y sunitas.