Deja 29 muertos aniversario de la revolución egipcia

Intensos choques entre afines al depuesto mandatario Mursi y partidarios del gobierno militar en la conmemoración de la caída de Hosni Mubarak.
Manifestantes del movimiento 6 de Abril forcejean con seguidores de Abdel Fatah al Sisi, jefe del ejército.
Manifestantes del movimiento 6 de Abril forcejean con seguidores de Abdel Fatah al Sisi, jefe del ejército. (Khaled Kamel-AFP)

El Cairo

Al menos 29 personas murieron ayer en Egipto, en los enfrentamientos entre partidarios del gobierno militar y opositores que salieron a las calles en el tercer aniversario de la revuelta contra Hosni Mubarak en 2011.

Del total de víctimas, 26 murieron en El Cairo y sus alrededores, aseguró Ahmed Kamel, portavoz del Ministerio de Salud. En todo el país hubo 168 heridos y más de 700 arrestos.

Los fallecimientos se registraron en las provincias de El Cairo, Guiza (vecina a la capital), Alejandría (norte) y Minia (sur).

Miles de personas se reunieron en la emblemática plaza Tahrir de El Cairo para dar su apoyo al gobierno, dirigido de facto por el ejército, mientras los opositores, liberales e islamistas, que por primera vez se manifestaron juntos, abucheaban a los militares.

Desde el pasado 3 de julio, cuando el ejército derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi, primer mandatario elegido democráticamente de la historia del país, los militares reprimen a sus partidarios del movimiento de los Hermanos Musulmanes y se han multiplicado los atentados contra la policía.

El viernes seis personas murieron en cuatro atentados contra la policía en El Cairo y otras 15 fallecieron en las manifestaciones de partidarios de Mursi.

Estos atentados fueron reivindicados por Ansar Beit al Maqdes, un grupo que dice inspirarse en Al Qaeda y que actúa en la península del Sinaí.

Centenares de manifestantes favorables a Mursi y miembros de movimientos juveniles, los mismos que lanzaron en 2011 la revuelta contra Mubarak y que acusan al gobierno actual de aplicar sus métodos, intentaron ayer llegar al centro de El Cairo, pero fueron dispersados por la policía con gases lacrimógenos y disparos de escopetas.

“¡Abajo los militares!”, “¡El pueblo quiere la caída del régimen!”, gritaban.

El gobierno llamó a su vez a los egipcios a manifestarse para conmemorar el aniversario de la “revolución del 25 de enero” de 2011 pero también para dar su apoyo al ejército en su “guerra contra el terrorismo”.

Las medidas de seguridad eran enormes en todo El Cairo. Las calles eran sobrevoladas por helicópteros militares mientras desde el viernes, los tanques del ejército cercaron la emblemática plaza y la rodearon de alambre de espino, de forma que los participantes en la manifestación solo podían acceder por una entrada de seguridad habilitada para evitar la introducción de armas o bombas.

En la plaza, miles de personas llevaban retratos del general Abdel Fatah al Sisi, el jefe del ejército y hombre fuerte de Egipto.

A finales de diciembre, las autoridades declararon “terroristas” a los miles de miembros de los Hermanos Musulmanes.

Por su parte, los partidarios de Mursi lanzaron ayer 18 días de manifestaciones pacíficas, los mismos días que duró la revolución de 2011.

Desde agosto pasado, más de mil personas murieron en la represión del ejército y miles de miembros de los Hermanos Musulmanes, incluyendo la mayoría de sus dirigentes, fueron encarcelados. Muchos de ellos, incluido Mursi, están siendo juzgados y podrían ser condenados a muerte.

El 11 de febrero de 2011, tras 18 días de manifestaciones violentas en las que murieron unas 850 personas, Egipto, el país más poblado del mundo árabe, puso fin a 30 años de poder absoluto de Hosni Mubarak.

Poco después de su caída, el ejército tomó el poder antes de la llegada del islamista Mursi en junio de 2012 tras las elecciones. Pero un año más tarde, miles de personas salieron a las calles para pedir su dimisión, acusándole de querer islamizar el país.

 El 3 de julio del año pasado, el general Al Sisi, entonces ministro de Defensa y ahora vice primer ministro, anunció la destitución y el arresto de Mursi.

Al Sisi no esconde su ambición de presentarse a las elecciones presidenciales previstas este año y tiene el apoyo de muchos egipcios, que quieren terminar con tres años de “caos” en un país en plena crisis económica y que ha perdido su gran industria turística.

NO ATACAR A CRISTIANOS

-El líder del grupo terrorista islamista Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, pidió ayer a los musulmanes egipcios que no ataquen a la minoría cristiana en ese país mediterráneo, alegando que ello podría proporcionar “una excusa” a los gobiernos de países de Occidente para intervenir en el territorio. En un mensaje de audio emitido este fin de semana, Al Zawahiri señaló que los musulmanes deberían estar “ocupados enfrentando el golpe de (el jefe del Ejército Abdel Fatah) Al Sissi, respaldado por (el gobierno de) Estados Unidos y establecer en su lugar un gobierno islámico”. “No debemos buscar la guerra con los cristianos porque ello da a Occidente una excusa, como ha ocurrido antes”, añadió Al Zawahiri en su alocución.

Al Zawahiri mantuvo esta semana una constante presencia en los medios pues el jueves instó, a través de un audio, a las distintas facciones islamistas y yihadistas que luchan en Siria a que no se enfrenten entre ellas.

 

Claves

Policías, el blanco

-La policía volvió a ser ayer el objetivo de dos atentados, uno en Suez, donde un coche bomba estalló cerca de una base policial provocando nueve heridos. Tras la detonación, comenzó un tiroteo entre las fuerzas de la seguridad y desconocidos, añadió la fuente.

-El otro ataque se realizó con un explosivo lanzado contra un centro de la policía en El Cairo, que dejó un herido.

-Se trata del sexto atentado contra la policía en dos días, a pesar de que las comisarías y los edificios del gobierno están vigilados por tanques del ejército.