Deja un muerto y decenas de heridos ataque contra manifestantes en Tailandia

La víctima mortal es una niña de cinco años que recibió el impacto de un fragmento de granada en la cabeza.

Bangkok

Al menos una persona murió y decenas resultaron heridas en un ataque de un grupo no identificado en un campamento antigubernamental en la provincia de Trat, a unos 300 kilómetros al este de Bangkok, informan hoy medios locales citando fuentes hospitalarias.

En un primer momento, los medios locales hablaron de tres muertos y 41 heridos, aunque se referían a informes no verificados por las autoridades.

La víctima mortal es una niña de cinco años que recibió el impacto de un fragmento de granada en la cabeza. Al menos otro menor se encuentra hospitalizado de gravedad por heridas de bala, declaró un portavoz del ministerio de Sanidad al diario The Nation.

El incidente ocurrió anoche, mientras uno de los líderes de las protestas pronunciaba un discurso en el mercado de Yingcharoen, en el distrito de Khao Saming, frente a unas 500 personas cuando un grupo de personas armadas comenzó a disparar y lanzar artefactos explosivos, reporta el periódico Bangkok Post.

Tres granadas fueron lanzadas desde un vehículo contra un puesto callejero de comida en el que se encontraban 20 manifestantes.

Posteriormente, los atacantes abrieron fuego con fusiles M16 contra el establecimiento y el escenario.

Ningún grupo ha reclamado la autoría del incidente.

Con el fallecimiento de la menor, 17 personas han perdido la vida, entre manifestantes y policías, y casi 700 han resultado heridas, desde que comenzaron las manifestaciones.

Los choques del pasado martes, en los que se registraron disparos y la explosión de una granada, fueron los más sangrientos desde el inicio de las protestas, con un balance de un policía y cuatro manifestantes muertos.

Previamente ya se habían registrado ataques con artefactos explosivos contra el grupo antigubernamental.

Los antigubernamentales exigen la caída del Gobierno para crear un consejo no electo que aborde una reforma del sistema político, que consideran corrupto y al servicio de los intereses del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, hermano de Yingluck.

Tailandia arrastra una grave crisis desde el golpe militar incruento que depuso a Thaksin en septiembre de 2006. Desde entonces, sus detractores y partidarios recurren a movilizaciones populares para derribar al Gobierno de turno.