Defiende Correa legitimidad de ley de comunicación en Ecuador

El mandatario enfatizó que “eso es uno de los mayores problemas de América Latina, las mentiras, no puede demostrar que era una broma, no es lo que dijo la prensa, no se sancionó el humor, se ...

Madrid

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, defendió que “es legítimo tener una ley de comunicación, al asegurar que no se sanciona la crítica sino “las mentiras, la infamia y la calumnia” en los medios informativos.

En entrevista con el diario español El País, con motivo de su reciente visita a España, el mandatario comparó la necesidad de la ley en el sector de medios de comunicación con la legislación en el sector bancario: ambos son un poder y deben regularse.

Sostuvo que en su país no se sanciona a los medios de comunicación por ejercer la crítica, como al diario El Universo, por haber informado que ordenó disparar contra gente: “eso no es crítica, es una mentira, y qué bueno que las leyes sancionen mentiras”.

Correa consideró que en Europa no se entiende este tipo de medidas “porque están acostumbrados al nivel ético de la prensa europea”, mientras que “uno de los problemas de América Latina es que se miente”.

Enfatizó que se ha demostrado que no es cierto todo de lo que fue acusado por los periodistas que le señalan de haber preparado “todo un show” con su rescate en los incidentes del 30 de septiembre de 2010.

El mandatario precisó que el mismo diario El País ha seguido esa línea de su acusación en su contra, lo que demuestra que “no contrasta su información, que es un deber fundamental profesional”.

“Que me digan dónde está lo malo de la ley de comunicación. ¿Hay censura previa?. Bueno, sí, hay censura previa por parte de los dueños de los medios de comunicación, por parte de los que financian la publicidad. Busque un periodista que haya sufrido censura previa por parte del gobierno”, cuestionó.

Abundó que en el caso del caricaturista Xavier Bonilla, se le obligó a rectificar una publicación sobre la investigación de las denuncias de los incidentes de septiembre de 2010, al no poder demostrar lo que afirmaba en su viñeta.

El mandatario enfatizó que “eso es uno de los mayores problemas de América Latina, las mentiras, no puede demostrar que era una broma, no es lo que dijo la prensa, no se sancionó el humor, se sancionaron las mentiras”.