Declaran culpable de corrupción a ex gobernador de Virginia

Bob McDonnell, una figura del partido republicano, y su esposa estaban acusados de usar su poder e influencia para beneficiar a un empresario local a cambio de regalos y préstamos para su familia.
Robert McDonnell (c) deja el tribunal de Richmond acompañado de su hijo Bobby (d)
Robert McDonnell (c) deja el tribunal de Richmond acompañado de su hijo Bobby (d) (AFP)

Washington

El ex gobernador de Virginia, Bob McDonnell, una figura del partido republicano, y su esposa fueron declarados hoy culpables por corrupción por usar su poder e influencia para beneficiar a un empresario local a cambio regalos y préstamos para su familia.

El tribunal federal de Richmond halló culpable de once cargos a McDonnell, incluido el de fraude electrónico y recibir obsequios a cambio de cumplir sus obligaciones, mientras su esposa Maureen fue declarada culpable de nueve delitos, entre ellos corrupción y obstrucción a la justicia.

La pareja irá a prisión por un tiempo que será fijado cuando se dicte sentencia el 6 de enero próximo, afirmó el juez citado por el diario The Washington Post. Arropado por su prestigio de poseer una ética intachable, Bob McDonnell, de 60 años, incluso llegó a ser considerado como posible compañero de fórmula del republicano Mitt Romney en las presidenciales de 2012.

McDonnell, quien gobernó en Virginia desde 2010 hasta enero pasado, y su esposa recibieron ese año favores valorados por unos 170 mil dólares del director general de Star Scientific, Jonnie Williams, una empresa con sede en ese estado.

A cambio de regalos lujosos, préstamos, viajes, ropa y joyas, la pareja organizó eventos en la residencia oficial e intervinieron ante las autoridades para apoyar la credibilidad de un suplemento alimentario desarrollado por la sociedad de Williams y que no es reconocido como medicamento.

McDonnell se disculpó por su "criterio errado" y aseguró que se arrepiente de haber recibido los obsequios, pero enfatizó que pagó los préstamos que recibió con intereses y no infringió ninguna ley.