Declaración de desacato, "violación" del derecho internacional: Argentina

Según el gobierno argentino, la decisión del juez Griesa se enmarca en una campaña de difamación de los fondos buitres contra el país sudamericano.
Carmine Boccuzzi, abogado del gobierno de Argentina, sale de la corte el pasado viernes en Nueva York
Carmine Boccuzzi, abogado del gobierno de Argentina, sale de la corte el pasado viernes en Nueva York (EFE)

Buenos Aires

Argentina consideró hoy que la decisión del juez estadunidense Thomas Griesa de declarar al país sudamericano en desacato "es violatoria del derecho internacional" y se enmarca en una campaña de difamación de los fondos especulativos que ganaron un juicio en Nueva York.

"La decisión del Juez municipal Thomas Griesa de declarar en desacato a la República Argentina es violatoria del derecho internacional, de la Carta de las Naciones Unidas y de la Carta de la Organización de los Estados Americanos", dijo un comunicado de la cancillería en Buenos Aires.

El juez Griesa declaró a Argentina en "desacato" por tomar "pasos ilegales" para eludir la sentencia en su contra en el juicio contra los fondos que llama "buitres" porque compraron los bonos en default y buscaron cobrar el 100% de su valor nominal en tribunales. Por el momento Griesa decidió no adoptar sanciones.

Buenos Aires indicó en su comunicado que la medida de Griesa "no tiene ningún efecto práctico salvo proveer de nuevos elementos que sirvan a la difamante campaña política y mediática llevada adelante por los fondos buitre contra la Argentina".

"Griesa ostenta el triste récord de ser el primer juez que declara un desacato contra un Estado Soberano por pagar una deuda, luego de fracasar en su intento de obstruir la restructuración de la deuda externa de la Argentina", dijo el comunicado divulgado en la capital argentina.

El gobierno argentino reafirmó su decisión de "seguir ejerciendo la defensa de la soberanía nacional" y de solicitar al gobierno de Estados Unidos que acepte la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia para dirimir esta controversia entre ambos países, una posibilidad ya negada por Washington.

Griesa justificó su decisión de declarar al país en desacato porque el gobierno de la presidenta Cristina Kirchner ha evitado el pago de la sentencia por 1.330 millones de dólares en su contra.

Los fondos NML Capital y Aurelius, calificados como "buitres" por Argentina, habían efectuado el pedido por escrito el miércoles pasado sosteniendo que el país " ha violado de manera repetida y descarada las órdenes del tribunal, dejando claro de manera abundante que no tiene respeto por esas órdenes, el tribunal o el sistema judicial de Estados Unidos".

Griesa mantiene bloqueado en el Bank of New York (BoNY) un depósito de 539 millones de dólares que efectuó Argentina para tenedores de bonos reestructurados bajo legislación estadunidense, medida con la que el juez busca hacer cumplir su fallo que establece un 'pari passu' (tratamiento equitativo) entre todos los acreedores. Esta situación llevó a Argentina a un default parcial sobre su deuda el pasado 30 de julio.

Antes de la audiencia de hoy ante Griesa, la embajada de Argentina en Washington advirtió al secretario de Estado, John Kerry, que Estados Unidos sería legalmente responsable de una eventual declaración judicial de desacato.

Tal decisión "constituiría una ilegítima injerencia en los asuntos internos del Estado argentino, que comprometería la responsabilidad de Estados Unidos", escribió la embajadora Cecilia Nahón a Kerry.

En su defensa por escrito ante Griesa, los abogados de Argentina manifestaron de su lado que "ninguna corte de Estados Unidos jamás consideró que un Estado soberano extranjero pueda ser considerado en desacato". En la audiencia, el letrado Carmine Boccuzzi, uno de los autores de ese texto, agregó que al aceptar el pedido de los fondos, Griesa solo iba a "empeorar las cosas".

"La situación actual es que las órdenes realmente están funcionando", afirmó en relación a la decisión de Griesa de bloquear el pago a los bonistas que aceptaron las reestructuraciones de 2005 y 2010, a las que se plegó el 93% de los tenedores de títulos en default aceptando quitas de hasta 70% del valor nominal.

Rusia y Congo, antecedentes

Pero el abogado de NML Capital, Robert Cohen, insistió ante Griesa en que los fondos "han sido más que pacientes con Argentina". "Es hora de que el tribunal ejerza su autoridad", señaló, recordando que hubo ya unos 15 casos en los que la justicia federal estadunidense declaró en desacato a Estados soberanos.

Cohen se refirió en particular a uno reciente contra la Federación Rusa que dio lugar a sanciones de 50 mil dólares diarios. Se trata del caso "Agudas Chasidei Chabad vs. Federación Rusa" ante la justicia federal del Distrito de Columbia por una colección de libros religiosos judíos tomado como botín de guerra por la Unión Soviética en Alemania y reclamados por una entidad hasídica con sede en Nueva York.

En 2013, el juez del caso dio lugar a un pedido de sanciones por desacato presentado por el querellante ante la falta de cumplimiento por parte de Rusia del fallo de 2010 para devolver los libros en cuestión. Otro antecedente más parecido al del lunes es el de Congo, que no aceptó pagar una sentencia en un juicio que perdió por su default en 2004.