Decenas de miles desfilan en Bruselas contra austeridad y recortes

La primera "euromanifestación" del año, convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES) en rechazo a las políticas contra la crisis, reunió a cerca de 52 mil personas de 21 países en ...
Manifestantes lanzan piedras a la policía al final de la manifestación en Bruselas contra las políticas económicas de los gobiernos europeos
Manifestantes lanzan piedras a la policía al final de la manifestación en Bruselas contra las políticas económicas de los gobiernos europeos (AFP )

Bruselas

Decenas de miles de personas se manifestaron hoy en Bruselas para denunciar las políticas de austeridad y de recortes en Europa, una demostración de fuerza de los sindicatos que piden medidas alternativas y que dejó una treintena de heridos. La primera "euromanifestación" del año, convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES), reunió a cerca de 52 mil personas de 21 países, según sus propios datos, entre ellos militantes de sindicatos de países como Francia, Polonia y Alemania. Según la policía fueron 25 mil los asistentes.

Unos enfrentamientos estallaron entre la policía y estibadores de Amberes y Gante, que se apoderaron de la cabecera del desfile y lanzaron proyectiles a los integrantes de las fuerzas de seguridad. La policía utilizó cañones de agua y gases lacrimógenos para disperar a los más radicales. Al menos 28 personas, incluidos tres policías, resultaron heridas, según la policía. Nueve manifestantes fueron ingresados, incluida una mujer "gravemente herida en la cabeza" por una piedra y que iba a ser operada. Entre las fuerzas de seguridad, una policía recibió un adoquín en la cabeza, un agente un proyectil en el vientre y otro en la tibia.

La policía no tenía informaciones sobre el estado de salud de un sindicalista que recibió un adoquín en la cabeza lanzado a más de 20 metros de distancia y cuyas imágenes, impresionantes, circulaban por internet. La manifestación salió de la estación del Norte y recorrió los bulevares de la capital belga hasta llegar al barrio donde están las instituciones europeas. La mayoría de los manifestantes, entre los que destacaron los trabajadores griegos, uno de los países más afectados por la crisis, desfilaron sin incidentes, gritando consignas y lanzados petardos.

"Medidas de austeridad = pobreza duradera", "Pueblo, no lucro", se leía en las pancartas. "Nuestro mensaje es simple pero los responsables europeos no lo quieren escuchar. Sus políticas contra la crisis han agravado en realidad la crisis social y económica", afirmó la secretaria general de la CES, Bernadette Segol. Según Emanuela Bonacina, una portavoz de esta confederación, el objetivo de la manifestación era "abrir un nuevo camino en Europa, sin austeridad" y pidió a los ciudadanos que en las elecciones europeas del próximo 25 de mayo voten por candidatos "que cambiarán la manera cómo está dirigida la Unión Europea".

"Necesitamos un giro a la izquierda", dijo por su parte la líder del sindicato socialista belga FGTB, Anne Demelenne, y pidió un "plan Marshall" para relanzar la economía europea. Más de 26 millones de europeos no tienen empleo, diez millones más que en 2008, y en 18 de los 28 países de la UE los sueldos en términos reales han caído, según datos de los sindicatos europeos.

"La situación de los jóvenes es todavía peor: 7.5 millones de jóvenes europeos no trabajan ni estudian ni se están formando. Otros muchos, entre ellos los más educados y los más emprendedores, tienen que abandonar sus países para buscar trabajo en otro lado", dijo Segol, que habló del riesgo de se conviertan en una "generación perdida". "Hay que denunciar el espectáculo al que estamos asistiendo en toda Europa, el de una política contra los trabajadores y de una austeridad que sólo favorece a las clases ricas", lamentó por su parte André Jacques, un jubilado de los servicios públicos belgas.

En el cuarto trimestre de 2013, el Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro creció un 0.3% y el jueves el Banco Central Europeo (BCE) se mostró un poco más optimista para 2014, rebajando su previsión de inflación y manteniendo sin cambios, en 0.25%, su principal tasa de interés, a pesar del pesimismo de muchos analistas.