Debate republicano rompe récord de audiencia en EU

El encuentro entre los 10 precandidatos la noche del jueves fue visto por 24 millones de televidentes, lo que convierte a dicha emisión en la más vista en la historia de ese país.
La piñata de Donald Trump.
La piñata de Donald Trump. (David Maung-EFE)

Washington

Veinticuatro millones de telespectadores vieron el primer debate de las primarias republicanas para definir su candidato a la presidencia estadunidense, convirtiendo la emisión en la más vista de la historia de la cadena Fox News, anunció ayer Nielsen Media Research.

Incluso, el debate fue la emisión más vista de la historia de la televisión por cable en Estados Unidos, fuera del deporte. Nunca Fox News, que organizó y difundió el debate, había tenido tantos telespectadores.

Su récord precedente de audiencia fue de 11.8 millones de telespectadores, alcanzado la noche de la reelección del presidente Barack Obama en 2012.

En 2011, el primer debate de las primarias republicanas alcanzó a tres millones de telespectadores.

El encuentro de dos horas de duración superó el programa de despedida del popular presentador y humorista estadunidense David Letterman, que terminó en mayo su Late Show tras 33 años al aire con una audiencia de 13.7 millones de dólares.

El programa prácticamente igualó la audiencia del partido de futbol americano que enfrentó la pasada temporada a los Dallas Cowboys y los Philadelphia Eagles y que logró reunir frente al televisor a 24.3 millones de espectadores, según datos de la cadena de noticias CNN.

El debate tuvo también un impacto fuerte en las redes sociales: en Facebook 7.5 millones de usuarios participaron comentando, opinando y compartiendo información.

El multimillonario Donald Trump, con su estilo franco y políticamente incorrecto, no defraudó a sus seguidores y fue la estrella mediática indiscutible de la noche en el debate celebrado con otros nueve candidatos en Cleveland, Ohio (noreste de EU).

Sin embargo y a pesar del éxito de público, el contenido del debate no gustó al multimillonario.

Tras el debate, Trump declaró la guerra en Twitter a Fox News. El candidato republicano criticó con dureza a los periodistas de la cadena conservadora que moderaron el encuentro a raíz de las preguntas directas y agresivas que le hicieron.

"Realmente disfruté del debate incluso aunque el trío de @FoxNews, especialmente @megynkelly, no fue bueno ni profesional", escribió Trump la madrugada de ayer en su cuenta de Twitter.

Trump, que parte como favorito en las encuestas para ser el nominado del Partido Republicano a las elecciones presidenciales de 2016, consideró que los periodistas de Fox News fueron más duros con él que con sus contrincantes a la hora de hacer preguntas.

Especialmente no le gustaron las preguntas de la periodista Megyn Kelly, quien le cuestionó sobre las declaraciones misóginas hechas en el pasado.

Trump no solo no se retractó, sino que añadió: "Si no le gusta, lo siento. He sido muy amable con usted, aunque probablemente no debería serlo, teniendo en cuenta la forma en la que me ha tratado. Pero no lo haré", dijo a la periodista durante el debate.

En una entrevista en el programa Morning Joe de la cadena de televisión MSNBC, Trump se mostró "sorprendido" por la actuación de los tres periodistas que moderaron el debate y calificó su comportamiento de contrario a la ética profesional.

El presidente de Fox News, Roger Ailes, defendió la actuación de los tres moderadores y consideró que se trata del "mejor equipo de debate político de la televisión".

Además de Trump, estuvieron en el debate Jeb Bush, ex gobernador de Florida; Scott Walker, gobernador de Wisconsin; Ted Cruz, senador por Texas; Rand Paul, senador por Kentucky; Marco Rubio, senador por Florida; el neurocirujano retirado Ben Carson; Mike Huckabee, ex gobernador de Arkansas; Chris Christie, gobernador de Nueva Jersey, y John Kasich, gobernador de Ohio.

Péguele al magnate...

Luego de que el precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos Donald Trump hiciera polémicas declaraciones contra inmigrantes mexicanos, cientos de hispanos y estadunidenses comenzaron a solicitar a los comerciantes de EU piñatas con la imagen del magnate para "agarrarla a palazos". La piñata cuesta 30 dólares.