Debacle del PP en elecciones municipales, pierde Madrid y regiones

A pesar de ser el partido más votado de España y con mayor número de concejales, su bajada en votos respecto a 2011, algo más de diez puntos y la irrupción de fuerzas como Podemos, harán que el PP ...
Los líderes del partido izquierdista Podemos, Iñigo Errejón (d), Pablo Iglesias (i) y José Manuel López (3i), celebran los resultados en Madrid
Los líderes del partido izquierdista Podemos, Iñigo Errejón (d), Pablo Iglesias (i) y José Manuel López (3i), celebran los resultados en Madrid (AFP)

Madrid

El gobernante Partido Popular (PP, centroderecha) ganó hoy las elecciones municipales en España en votos y concejales, pero previsiblemente perderá el poder en importantes ayuntamientos como Madrid.

Tanto la capital como Barcelona, la segunda ciudad del país, que estaba gobernada por un alcalde de Convergencia i Unión, la coalición nacionalista catalana conservadora, tendrán con toda probabilidad alcaldesas procedentes de partidos muy recientes, de corte radical, que nacieron del movimiento de los indignados.

Con cerca del 99 por ciento escrutado, el PP ganó los comicios locales con un 27.02 por ciento de apoyos, algo más de diez puntos por debajo de lo obtenido hace cuatro años, seguido del PSOE (socialista), con el 25.02 %, dos puntos y medio menos que los resultados de 2011.

Aunque ambos partidos, que durante las tres últimas décadas se han repartido el poder, se han mantenido en los dos primeros puestos, los españoles han penalizado claramente el bipartidismo tradicional y han dado entrada a dos formaciones que serán claves en el tablero político español: Podemos (izquierda radical) y Ciudadanos (centristas liberales).

El PP, que gobernaba con comodidad en la mayoría de las regiones y ayuntamientos españoles, ha sufrido un fuerte desgaste y ahora tendrá que pactar con otras fuerzas si quiere conservar la mayor cuota de poder. Le resultará difícil en varias regiones, donde la unión de formaciones de izquierda puede dejarle fuera de los gobiernos, así como en importantes ayuntamientos.

El caso más destacado es Madrid, donde el PP gobernaba desde 1991 y que previsiblemente perderá, para dar paso como alcaldesa a Manuela Carmena, una antigua jueza de 71 años que representa a un movimiento surgido de los "indignados".

Lo mismo ocurre en Barcelona, donde se impone Ada Colau, una joven activista famosa por liderar la lucha contra los desahucios que han afectado a muchas familias a raíz de la crisis económica.

En Bilbao (norte) gobernarán previsiblemente los nacionalistas del PNV, aunque necesitarán apoyos, mientras que en Sevilla volverán a gobernar los socialistas, en detrimento del PP, y en Valencia los conservadores podrían mantener la alcaldía, pero a condición de pactar con otros.

Madrid y Valencia han sido durante más de dos décadas los principales graneros de votos del PP y el descenso es significativo, generado por el desgaste de gobernar durante la actual crisis económica y varios casos de corrupción que han afectado a conocidos dirigentes.

El dominio del PP en la política española se traducía hasta ahora también en el control de la mayoría de las comunidades autónomas (regiones). En trece de las diecisiete comunidades se elegía hoy también a los miembros de las asambleas regionales.

Los resultados del domingo anuncian que el PP pierde la mayoría absoluta en la mayoría de esas regiones y que deberá contar con el respaldo de algún partido, como Ciudadanos, si quiere seguir gobernando, aunque la unión de fuerzas como PSOE y Podemos podría dar el poder a la izquierda en varios lugares.

La noche electoral certificó el hundimiento de Izquierda Unida, una coalición nucleada en torno a los comunistas, así como el de los centristas de UPyD, cuyos votos han escapado en dirección a Ciudadanos, partido con el que rehusó coaligarse.

Las elecciones locales tienen lugar a pocos meses de los comicios legislativos para renovar el Parlamento, gobernado por mayoría absoluta por el PP desde 2011, y que tendrán lugar probablemente en noviembre o diciembre.

El líder del centroderecha y presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, convocará el lunes a la dirección de su partido para analizar los resultados. Otros partidos harán lo mismo, para empezar a evaluar las posibilidades de unos pactos que abrirán una nueva forma de hacer política en España.

PP, dispuesto a pactar

El Partido Popular se mostró hoy dispuesto a "alcanzar acuerdos" con otras fuerzas políticas ante la caída que registró en los comicios municipales y regionales, cuyos resultados provisionales apuntan a la pérdida de la mayoría absoluta en casi todas las regiones.

"Somos muy conscientes de que la próxima legislatura será la del diálogo y la de los acuerdos, y el Partido Popular tiene acreditada en su historia la capacidad para ambas cosas: para el diálogo, para los pactos y para los acuerdos", dijo tras conocer los resultados el vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano.

La formación conservadora, que gobernaba hasta ahora en 10 de las 13 regiones que hoy celebraron elecciones -todas menos Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco-, perdió hoy Extremadura (oeste), que pasó de nuevo a manos del Partido Socialista (PSOE) tras cuatro años de gestión del PP.

La región se suma a Asturias (norte), Canarias (suroeste) y Navarra (norte), las tres únicas que no gobernó el PP los últimos cuatro años, que de nuevo son lideradas por el PSOE, el partido nacionalista Coalición Canaria y por Unión del Pueblo Navarro (UPN), respectivamente.

A falta de finalizar el escrutinio, el partido de Rajoy habría perdido la mayoría absoluta en casi todas las regiones del país. En la mayoría de ellas entraron con fuerza los dos partidos emergentes que han marcado estos comicios: el de izquierda Podemos, de Pablo Iglesias, y el de centro Ciudadanos, de Albert Rivera.

El PP se desplomó en Castilla La Mancha (centro-sur), región que arrebató en 2011 al PSOE, y en sus feudos de la Comunidad (este) Valenciana y Madrid, donde a pesar de la caída sigue siendo la fuerza más votada. También lo es en La Rioja, en Murcia y en Castilla León. En estas dos últimas se quedó a un diputado de la mayoría absoluta, según datos provisionales.

La situación se repetiría en Aragón (noreste), en el archipiélago de Baleares (este) y en Cantabria (norte), aunque habrá que esperar al final del escrutinio para confirmarlo. "No vamos a escatimar esfuerzos para que las instituciones disfruten de la máxima estabilidad. Nuestra gran tarea será alcanzar acuerdos y el punto de partida es el programa con el que hemos acudido a las elecciones", dijo hoy Floriano.

El político del PP destacó que la formación conservadora fue la primera fuerza política en la mayoría de comunidades y ayuntamientos. Defendió que España "va en la buena dirección" y aseguró que las reformas puestas en marcha por el gobierno de Mariano Rajoy, algunas de ellas muy polémicas en plena crisis económica, están permitiendo al país "salir de la crisis".