David Cameron gana elecciones en Reino Unido

El primer ministro gobernará un segundo mandato tras lograr la mayoría absoluta en unas elecciones en las que los conservadores lograron 326 asientos de los 650 en la Cámara de los Comunes.
El primer ministro británico David Cameron prometió un gobierno de unidad después de ganar 326 diputaciones en el parlamento.
El primer ministro británico David Cameron prometió un gobierno de unidad después de ganar 326 diputaciones en el parlamento. (Reuters)

Londres

Este viernes, el primer ministro David Cameron logró la victoria electoral dejando muy mal parados a sus oponentes laboristas, teniendo en contra, incluso, las previsiones que estimaban sería la votación más reñida en décadas para continuar en el poder por otros cinco años.

Los conservadores alcanzaron el listón de la mitad de diputados más uno (326) cuando todavía no había acabado el escrutinio y podrán gobernar en solitario, a diferencia de la anterior legislatura en que formaron coalición con los demoliberales.

"Creo sinceramente que estamos en camino de hacer algo especial en este país", dijo Cameron en un discurso ante Downing Street tras recibir el encargo de la reina de formar gobierno.

"Vamos a hacer el referéndum sobre la Unión Europea que prometimos", insistió, asegurando que quiere lograr que el país "sea un lugar donde la buena vida esté al alcance de todos los que quieren trabajar y hacer las cosas bien".

Cameron fue al palacio de Buckingham para una audiencia con Isabel II que duró poco más de media hora.

Una victoria que nadie pronosticó

La holgada victoria conservadora no había sido pronosticada por ningún sondeo y significa un segundo mandato consecutivo para los conservadores por primera vez desde 1990.

Cameron, que tiene ahora 48 años, ya fue en 2010 el primer ministro más joven en 200 años al acabar con 13 años de gobiernos laboristas bajo la era Tony Blair.

Los otros grandes triunfadores de la jornada fueron los nacionalistas escoceses del SNP (Partido Nacional Escocés), que lograron 56 de los 59 diputados en juego en Escocia y contribuyeron al descalabro de los laboristas de Ed Miliband, quien renunció al liderazgo del todavía principal partido de la oposición.

El país "necesita un Partido Laborista fuerte. Es hora de que otra persona asuma el liderazgo del partido", dijo Miliband, precisando que Harriet Harman asumirá la dirección hasta la elección de un nuevo líder.

También dimitieron Nick Clegg, el líder del Partido Liberal Demócrata, que pasó de 56 diputados a 8, y Nigel Farage, el dirigente del antieuropeo Ukip que no logró el escaño que ambicionaba ni su sueño de agitar el Parlamento.

La atención se concentra en Escocia y la UE

"Esta noche ruge un león en Escocia, un león escocés", dijo un exultante Alex Salmond después de que el SNP lograra 56 de los 59 diputados en juego en Escocia.

Salmond regresa al parlamento de Westminster tras el varapalo del referéndum de independencia, que le llevó a dimitir como jefe del gobierno regional y líder del SNP.

Su sucesora, Nicola Sturgeon, dijo que el gobierno central "no puede ignorar lo que ha ocurrido en Escocia. La gente ha votado abrumadoramente a favor de que la voz de Escocia se escuche y a favor del fin de las medidas de austeridad".

La victoria conservadora y la eclosión nacionalista escocesa, que en la anterior legislatura tenía sólo 6 diputados, puede acabar propiciando un referéndum sobre la pertenencia a la Unión Europea y otro sobre la independencia de Escocia.

La derrota en el primer referéndum de independencia acabó siendo positiva para el SNP, que cuadruplicó sus militantes y ha hecho desaparecer del mapa a los laboristas, otrora fuerza política dominante en Escocia.

Los laboristas han pagado haber llevado entonces el peso de la campaña para mantener a Escocia en el Reino Unido, con figuras como el ex primer ministro Gordon Brown, escocés.

La bolsa de Londres se felicitó de la victoria conservadora con un progreso de 1,61% de su índice principal, combinado con una subida de la libra en los mercados internacionales de divisas.

"El fin de la incertidumbre y el mantenimiento de algo que se asemeja al statu quo se traducirán por una subida a corto plazo" en los mercados británicos, estimó Barclays.