Oficialista Scioli va por un “gran final”

El candidato a la presidencia argentina desmiente rumores de una posible renuncia en la segunda vuelta y enfrentará al opositor Mauricio Macri.
El aspirante reafirmó que mantiene comunicación con la mandataria de su país.
El aspirante reafirmó que mantiene comunicación con la mandataria de su país. (David Fernández/EFE)

Buenos Aires

En medio de un fuego cruzado entre las distintas familias peronistas, el candidato oficialista Daniel Scioli desmintió ayer los rumores sobre su posible retirada de la segunda vuelta de las presidenciales, como ya ocurrió con el ex presidente argentino Carlos Menem en 2003, su antiguo padrino político, del cual el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires se desligó para ser vicepresidente del hoy fallecido Néstor Kirchner.

"Eso (bajarse de la segunda vuelta) es una usina de rumores que sale del propio macrismo" para "cambiar los ejes de la campaña", dijo Scioli en declaraciones a la radio en alusión al alcalde de Buenos Aires, el neoliberal Mauricio Macri, que quedó segundo en la primera, apenas 2.5 puntos debajo de Scioli.

"Estamos ante una nueva elección, esto es una gran final, se jugaron preliminares, semifinales, ahora es un partido nuevo y la gente tiene la posibilidad de elegir: entre las políticas de Macri y las políticas que representó yo", dijo Scioi a una cadena local.

La lluvia de reproches contra el candidato oficialista por parte de las filas más cercanas al gobierno de la presidenta saliente, Cristina Fernández de Kirchner, y el apoyo a Macri que anunció el miércoles el peronista disidente Sergio Massa (centro derecha), con 5 millones de votos y 21% de sufragios, refrescaron en la memoria de los argentinos la experiencia de Menem.

El ex presidente Menem (1989-1999) se abandonó cuando debía competir en segunda vuelta con el también peronista Kirchner, que asumió la presidencia con apenas 22% de votos en 2003, acompañado, en la vicepresidencia, precisamente por Scioli.

"Yo no aflojo nunca, ni siquiera cuando estaba abajo del agua y había perdido un brazo", insistió Scioli, en referencia a su voluntad de seguir adelante de la misma forma en que retomó su carrera deportiva tras el grave accidente que sufrió cuando competía con una lancha en el río Paraná, en el que perdió su brazo derecho, en 1989. Scioli es ocho veces campeón mundial de motonáutica.

Tras las especulaciones desatadas por una anunciada reunión, el miércoles, entre el candidato y Cristina Fernández, que finalmente no se concretó, Scioli afirmó ayer que hablaron anoche por teléfono.

La ausencia de la presidenta en el búnker oficialista durante la noche electoral y su silencio habían alimentado la guerra interna en el peronismo.

Para los sciolistas, la magra ventaja lograda en las urnas responde a un voto de castigo contra el kirchnerismo tras 12 años en el poder, mientras los kirchneristas atribuyen los resultados ala ambigüedad de un candidato al que consideran demasiado escorado al centro.

El último en criticar a Scioli desde el kirchnerismo ha sido el escritor Mempo Giardinelli que, desde el diario oficialista Página 12, afirmó ayer que "este gobierno empezó a suicidarse" cuando "designó a dedo a un candidato desangelado y muy resistido, al que el domingo muchísimos votamos llenos de dudas y endebles esperanzas".

Scioli recibió ayer el apoyo de 10 gobernadores peronistas en la asunción del ejecutivo local de Tucumán, Juan Manzur.


Lo apoya sin decir su nombre

La mandataria argentina Cristina Fernández se zambulló ayer, después de un hermético silencio, en la campaña para la segunda ronda presidencial del 22 de noviembre al reclamar el voto al candidato oficialista Daniel Scioli frente al opositor de derecha Mauricio Macri, aunque en ningún momento de su discurso dijo su nombre.

"Vamos por la victoria", dijo Fernández al desestimar los rumores de una ruptura en la alianza oficialista peronista como secuela de la elección del domingo en primera vuelta.

Cristina K llamó a apoyar al postulante del gobierno. "¡Por Dios, no quiero ver que se desmorone todo lo que hemos construido!, no es una simple elección entre dos candidatos. Es la decisión entre un modelo u otro de país", abogó.

"Me interesa que los argentinos defiendan los derechos sociales y las conquistas en estos 12 años (de kirchnerismo, peronismo de centroizquierda)", dijo en un discurso donde fue notoria la ausencia del propio Scioli y ante funcionarios y miles de partidarios, en la Casa Rosada, sede de gobierno.

AFP/Buenos Aires