Dan de alta a última paciente de ébola en Liberia

Además de anunciar que ya no tiene ningún enfermo del virus en sus centrso de tratamiento, el país africano revelaba que por primera vez en nueve meses no se había registrado ninguna nueva ...
Tras dos semanas de tratamiento, Beatrice Yardolo (c) ha abandonado la Unidad de Tratamiento del Ébola (UTE) por su propio pie
Tras dos semanas de tratamiento, Beatrice Yardolo (c) ha abandonado la Unidad de Tratamiento del Ébola (UTE) por su propio pie (EFE)

Monrovia

La última paciente de ébola confirmada en Liberia fue dada de alta hoy, al tiempo que este país africano anunciaba que por primera vez en nueve meses no se había registrado ninguna nueva infección durante una semana. Liberia ya no tiene ningún enfermo de ébola en sus centros de tratamiento, indicaron fuentes oficiales.

Beatrice Yordoldo dejó hoy el centro de tratamiento del ébola operado por médicos chinos en el que estaba ingresada, comprobó la AFP. "Hoy doy gracias a Dios Todopoderoso, al centro chino de tratamiento del ébola y a todos los enfermeros liberianos que trabajan" en él, declaró.

Por otra parte, Liberia no "señaló ningún caso" nuevo de ébola durante la semana que acabó el 1 de marzo, indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) el miércoles en un informe. Yordoldo "es el último caso confirmado de ébola en el país", declaró por su parte el viceministro de Salud Tolbert Nyenswah a la prensa.

"Llevamos trece días sin ningún nuevo caso. Es un gran día para Liberia", agregó. Cerca de 24 mil personas contrajeron el virus del ébola desde diciembre de 2013, en su mayoría en Liberia, Guinea y Sierra Leona. En total, 9,807 enfermos murieron, según la OMS.

En Liberia fallecieron 4,117 personas entre las 9,249 infectadas por el ébola. Hace apenas seis meses, se registraban más de 300 nuevos casos cada semana. Durante el auge de la epidemia en el país, las infraestructuras sanitarias locales, destrozadas por años de guerra civil, tuvieron que rechazar a pacientes, condenándolos a morir en la calle.

Un enorme esfuerzo nacional e internacional ayudó, no obstante, a detener el avance de la epidemia. De las 45 muestras que se analizaron en el país la semana pasada, ninguna dio positivo, indicó la OMS, agregando que era la primera vez que no había ningún nuevo caso desde el 26 de mayo del año pasado.

El informe de la OMS es más preocupante en lo que respecta a Guinea y Sirerra Leona. En Sierra Leona, que cuenta con el mayor número de infectados (11,466) y registró 3,546 fallecimientos, hubo 81 nuevas infecciones confirmadas la semana pasada, cuando había habido 65 la semana anterior.

La transmisión sigue siendo importante en el país, donde los nuevos casos se registraron en ocho distritos diferentes, con un aumento en Freetown, entre otros lugares. En Guinea, que cuenta con un total de 3,219 casos y donde la enfermedad causó la muerte de 2,129 personas, se registraron 51 nuevos casos confirmados la semana pasada, lo cual también representó un aumento importante con respecto a los 35 de la semana anterior, indicó la OMS.

Los dirigentes de estos tres países africanos más afectados por la epidemia de ébola pidieron el martes a la comunidad internacional un "plan Marshall" para ayudar a poner fin a la pandemia y relanzar sus economías. "Necesitamos la anulación de la deuda y un plan Marshall ya que es como si saliésemos de una guerra", indicó el presidente de Guinea, Alpha Condé.

Vacuna en Guinea

De otra parte, Guinea comenzará a ensayar el próximo día 7 la eficacia de una vacuna contra el ébola en una de las regiones del país más afectadas por la enfermedad, que ha causado más de 9.000 muertos en el mundo, anunció hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta vacunación voluntaria constituye la "fase 3" de los ensayos clínicos que se están realizando ahora con la vacuna VSV-ZEBOV, desarrollada en Canadá y cuyas primeras pruebas han sido prometedoras para prevenir la infección del virus del ébola.

"Si la vacuna es efectiva, será la primera herramienta preventiva de la historia contra el ébola", dijo la directora general de la OMS, Margaret Chan, en un comunicado. La vacunación con VSV-ZEBOV, cuya patente ha sido adquirida por la farmacéutica Merck, tendrá lugar en una zona de Guinea donde hay una mayor incidencia de la enfermedad.

Otra vacuna experimental, la ChAd-EBO, de la británica GSK, también ha mostrado resultados prometedores. "La epidemia del ébola muestra signos de retroceso pero no podemos bajar la guardia hasta que no haya ningún caso", dijo la directora general adjunta de la OMS Marie-Paule Kieny, encargada la investigación y lucha contra el  ébola de la organización.

El objetivo de esta vacunación voluntaria con VSV-ZEBOV es por una parte comprobar si es efectiva en personas que han estado en contacto con personas infectadas con el virus y por otra ver si se convierten en un anillo de protección para impedir nuevos contagios. Además, se propondrá vacunar al personal que atiende a los enfermos en la zona.

"Desde hace más de un año estamos corriendo contrarreloj para que la epidemia no se extienda", aclaró Bertrand Draguez, director médico de Médicos sin Fronteras, ONG que participa en el proyecto en coordinación con las autoridades sanitarias guineanas y de Noruega.

Desde septiembre de 2014, se han probado dos vacunas contra el ébola en unos quince países de África, Europa y Norteamérica. Según los datos más recientes de la OMS, 23.253 personas han sido infectadas por el virus del ébola y 9,380 han muerto durante esta epidemia, que comenzó en diciembre de 2013 en África occidental.

Tras semanas de disminución de nuevos casos, en las últimos dos se ha experimentado un repunte, particularmente en Sierra Leona y en Guinea. En la semana del 9 al 15 de febrero, en Sierra Leona se registraron 74 nuevos casos, de los que 45 se produjeron en la capital, Freetown; y 52 en Guinea.