Dan el Nobel al grupo que trabaja en desarmar a Siria

El galardón por la paz fue otorgado a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas por “su esfuerzo” para eliminar a nivel mundial ese tipo de instrumentos bélicos.
Esta semana, los expertos de la OPAQ realizaron avances en la verificación del arsenal químico sirio.
Esta semana, los expertos de la OPAQ realizaron avances en la verificación del arsenal químico sirio. (Mohamed Abdullah/Reuters)

Oslo, Nueva York

El premio Nobel de la Paz fue otorgado ayer a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), en el centro de la actualidad por su misión de desmantelamiento del arsenal químico de Siria.

El galardón recompensa a la OPAQ, un organismo respaldado por la ONU, por su “esfuerzos para eliminar las armas químicas”, declaró el presidente del Comité Nobel, Thorbjörn Jagland.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que “esta recompensa llega casi 100 años después del primer ataque químico y 50 días después de un indignante uso de estas armas en Siria. Lejos de ser vestigios del pasado, las armas químicas siguen siendo un peligro actual evidente”.

Los recientes acontecimientos en Siria, donde la OPAQ procede en medio de una guerra civil al desmantelamiento del arsenal químico del gobierno de Bashar al Asad, “pusieron de relieve la necesidad de aumentar los esfuerzos para desembarazarse de ese tipo de armas”, apuntó el jurado en un comunicado.

La OPAQ, con sede en La Haya, vela por el cumplimiento de la Convención de Armas Químicas (CAQ), un tratado multilateral firmado en 1993 y vigente desde 1997 que prohíbe el desarrollo, la producción, el almacenamiento y el uso de las armas químicas y prevé su destrucción total.

La organización cuenta con 189 países miembros, los cuales representan 98 por ciento de la población mundial. Entre 1997 y 2013, llevó a cabo 5 mil 167 inspecciones en 86 países y destruyó 81 por ciento de los agentes químicos del mundo.

En Siria, la Convención entrará en vigor de manera oficial el próximo lunes.

El Nobel de la Paz se celebrará cuando la misión de desarme en Siria finalice con éxito, según afirmó ayer Jerry Smith, jefe de operaciones de la misión.

En tanto, los expertos de la OPAQ dejaron su hotel de Damasco ayer para su primera salida. Los inspectores, acompañados por colegas de la ONU, viajaron a bordo de seis vehículos hacia un lugar desconocido. Su labor se realiza en total discreción desde su llegada al país el primero de octubre.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó ayer la misión conjunta para el desarme químico en Siria con la OPAQ

Los expertos de la OPAQ en Siria actúan en cumplimiento de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que ordena supervisar el desmantelamiento del arsenal químico de Asad antes del 30 de junio de 2014.

La resolución se adoptó tras un ataque químico en un suburbio de Damasco controlado por los rebeldes, el 21 de agosto pasado, el cual dejó cientos de muertos.

La oposición siria y los países occidentales imputan esa masacre al gobierno de Asad, quien negó cualquier implicación en ese hecho y lo atribuyó a los insurgentes.

La propuesta del presidente ruso, Vladimir Putin, de poner el arsenal químico sirio bajo control internacional para su desmantelamiento evitó los ataques planeados por EU y Francia, y dio a conocer a la OPAQ, una entidad que opera en general en un marco de discreción.

El de la Paz es el único Premio Nobel que no se anuncia ni se entrega en Estocolmo (Suecia), sino en Oslo (Noruega). La ceremonia de premiación será el 10 de diciembre, donde dotarán con ocho millones de coronas (1.2 millones de dólares) a los premiados.

Claves

México se congratula

El gobierno mexicano felicitó a la OPAQ tras obtener el Nobel de la Paz y destacó el “papel medular” que jugó en el impulso a una solución diplomática al conflicto en Siria.

Por medio de un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores destacó la labor del organismo en la aplicación de la Convención para la Prohibición de las Armas Químicas (CAQ).

Asimismo, exhortó a los seis Estados que aún no son parte de la CAQ (Angola, Corea del Norte, Egipto, Israel, Myanmar y Sudán del Sur) se adhieran a ella y la ratifiquen a la brevedad posible.