Damasco, dispuesto a suspender sus bombardeos de Alepo

El régimen de Bashar al Asad, que el pasado martes lanzó una ofernsiva mayor contra la ciudad septentrional, se comprometió con el enviado de la ONU a suspender seis semanas sus bombardeos.
El presidente de Siria, Bashar al Asad, en una reciente entrevista con la televisora británica BBC
El presidente de Siria, Bashar al Asad, en una reciente entrevista con la televisora británica BBC (Reuters)

Beirut

El régimen de Bashar al Asad se ha comprometido con el emisario de la ONU en Siria a suspender durante seis semanas sus bombardeos sobre la ciudad septentrional de Alepo, donde intenta reprimir a los rebeldes. Tras una ofensiva mayor lanzada el martes, el régimen ha conseguido cortar la principal ruta de abastecimiento de armas de los insurgentes, que une a la segunda ciudad de Siria con Turquía.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña, los violentos combates en la ciudad y varias localidades de la provincia de Alepo han dejado un balance de 158 muertos: 88 rebeldes y yihadistas y 70 en el bando del régimen y sus aliados (Hezbolá libanés, combatientes iraníes y afganos).

Cuando el combate estalló, el mediador de la ONU para Siria Staffan de Mistura anunció en Nueva York que el régimen sirio le había "indicado que estaba dispuesto a cesar todo bombardeo aéreo y tiros de artillería durante seis semanas en toda la ciudad de Alepo" para permitir un alto el fuego localizado.

Esta suspensión de los disparos y los bombardeos empezará "a partir de una fecha que será anunciada en Damasco", donde Mistura acudirá "tan pronto como sea posible", así como a Alepo, con el fin de discutir los detalles de esta tregua local.

Plan "difícil"

El "congelamiento de los combates" ha sido una constante de Mistura desde que fuera nombrado en julio en sustitución de Lajdar Brahimi. Mistura precisó que a la oposición armada, que no dispone de aviación se le pedirá que suspenda durante seis semanas los lanzamientos de cohetes y el uso de morteros.

El enviado especial espera poder extender estas treguas locales a otras zonas y propiciar así una solución política al conflicto que, desde hace casi cuatro años, ha dejado ya mas de 210 mil muertos. Además, reconoció que poner en marcha el plan será "difícil", habida cuenta de los fracasos de varias treguas desde el comienzo de la crisis siria.

El Departamento de Defensa anunció hoy que Estados Unidos podría facilitar formación y material a los rebeldes sirios para que guíen desde el suelo los bombardeos aéreos de la coalición contra Estado Islámico.

Un millar de soldados estadunidenses deben ser desplegados en Turquía, Arabia Saudí y Catar para formar a los rebeldes "moderados" y mandarlos a Siria. El entrenamiento debe empezar a mediados de marzo, aseguró el Pentágono.

Varios miembros del Consejo de Seguridad de la ONU se mantienen escépticos ante esta iniciativa, recordando que en el pasado, en la ciudad de Homs, bajo la apariencia de un alto el fuego humanitario, la oposición armada tuvo que abandonar sus posiciones, ocupadas a continuación por las fuerzas del régimen.

Ruta cortada

Sobre el terreno, el ejército sirio ha conseguido de facto cortar la principal ruta de abastecimiento de los rebeldes, según el OSDH. "Esto no quiere decir que el régimen haya conseguido sitiar los barrios rebeldes de la ciudad de Alepo", indicó a AFP Rami Abdel Rahman, director de la ONG. "Pero los insurgentes deben a partir de ahora tomar atajos para llegar a la frontera turca".

Por otro lado, Mistura aclaró sus declaraciones del pasado viernes en Viena donde dijo que Asad "formaba parte de la solución" en Siria. En este sentido, se negó a anticipar ningún papel del presidente sirio en un futuro acuerdo negociado, pero explicó que el gobierno sirio, con su potencia armamentística, debe participar en cualquier solución para reducir la violencia.